La Fiscalía Nacional Económica ayer emitió un nuevo requerimiento que indignó a todos los chilenos: Ahora se acusa a las cadenas de supermercados Jumbo, Santa Isabel, Líder y Unimarc, junto con otras marcas mayoristas y minoristas, de haberse coludido para igualar los precios del pollo.

A estas alturas toda una tradición entre las empresas, luego de conocerse otros casos de colusión como pasó con el denominado caso Farmacias, cartel del Confort y el cartel de los pollos. 

Evidentemente que el repudio y las críticas no demoraron en aparecer. Sin embargo, la gota que rebalsó el vaso fueron las pruebas que presentaron ante el Tribunal de la Libre Competencia para justificar la denuncia contra empresas.

Se trata de una serie de correos. Por ejemplo, en uno de ellos se puede leer que “Cencosud dejó el precio del pollo entero a 1490 el kg tal como lo conversamos ayer. Necesito que lo iguales para que no sigan con esta pelea que todos perdemos plata (sic)”.

La forma de presionar a los supermercados a igualar los precios del pollo habría sido amenazando suspender las entregas en las sucursales en que no hayan respetado los precios acordados con las otras cadenas.

Tal como se lee en otro mail, de noviembre de 2009, el que dice: “en este momento estamos informando a nuestras distintas sucursales que deben suspender los despachos de pollo entero a la cadena Bigger debido a que el precio está por bajo el costo”.

Otro correo reza: “la próxima semana vamos a salir con la chuleta vetada a $1.900. No puedo ir más caro”.

Pero el pedido más explícito de regular los precios es el siguiente: “Desde hace 3 años que estamos intentando regularizar el precio de oferta de los productos Pollos y Pavos, evitando vender bajo costo para que las Cadenas NO entren en una guerra de precios (sic)“. Y luego, en un correo que lleva como asunto “Precio Tutro entero granel”, se lee: “te pido evitar vender trutros enteros bajo costo como pasó hoy en Bigger Concepción”.

La reacción más aplaudida: “No tienen dios ni ley, miserables”

La periodista Beatriz Sánchez fue una de las primeras en reaccionar cuando se dio a conocer la denuncia de colusión. Y fiel a su estilo sincero, emitió duras críticas en contra de los supermercados.

“Estos gallos me robaron hasta el ánimo ¿Es que todos son ladrones? Por eso no quieren mejor educación, nueva constitución ni reforma laboral”, comenzó descargando en su cuenta de Twitter.

Luego agregó: “Y nosotros preocupados de los ‘portonazos’ cuando nos roban por años todos los días…miserables!”.

Sánchez concluyó argumentando con cifras que lo que han hecho no tiene nombre: “no tienen dios ni ley, miserables. Robar así en país donde el 70% gana menos de 426 lucas y el 95% de los abuelos menos de 150, miserables!“.