El vicepresidente del Partido Socialista (PS), Camilo Escalona, comenzó a candidatear al ex Presidente Ricardo Lagos. “Yo pienso que Lagos le da seguridad al país”, dijo, considerando que él cree que el país debe construirse sobre avances graduales y le parece que el perfil del ex mandatario es más cercano a los chilenos que buscan seguridad.

En entrevista con la revista QuéPasa, el ex senador explicó que “todo edificio se construye sobre la base de avances graduales. Hemos atravesado por una etapa de cambios, de transformaciones indispensables, especialmente en el ámbito de la educación, está planteado en el ámbito constitucional, en la redistribución del ingreso, porque tenemos un grado de desigualdad que afecta la convivencia a escala nacional; y el país, además, ha tenido que hacerse cargo de una situación de estrechez estructural que lo afecta muy severamente, porque hay que hacer más con menos recursos”.

“Todo esto ha abierto un debate, en que las opciones que se presenten, una vez concluido el gobierno de Bachelet, deben tener un perfil frente a la sociedad y, desde mi punto de vista, la fisonomía de una candidatura de Lagos tiene un perfil más cercano a lo que la sociedad chilena va a requerir del 2018 en adelante. Y ese es el factor de la seguridad”, recalcó.

Escalona piensa que Lagos va a esperar la decisión de convertirse en candidato presidencial hasta el final, pero destacó que “lo veo con ánimo, aunque no sé cuándo él decidirá si ir o no ir a esta competencia, que no será fácil”.

También, el ex timonel del PS realizó un balance de lo que fue el 2015: “Tiene claros y oscuros. No creo que haya sido el peor, como dijo Bachelet, discrepo de su frase, faltan dos años todavía y hay que ver”.

Además, Escalona hizo un llamado a la austeridad fiscal. “Si nosotros seguimos cargando el arbolito llamado Estado, de luces, adornos, guirnaldas y todo tipo de pesos, finalmente se va a desplomar. Para mí, la gobernabilidad democrática es la tarea esencial del próximo tiempo y eso exige fortalecer el Estado y no agotarlo, exprimiéndolo sin descanso (…) en estos dos años hemos puesto tal sobrecarga sobre el Estado que estamos matando la gallina de los huevos de oro”.

“Hay que gastar lo que se pueda gastar, porque el principal factor que colapsa las reformas son los gastos sin respaldo. Así pasó en Grecia, en España y en Francia. El derrumbe del Estado del bienestar social ocurrió porque no se tuvo en cuenta el factor esencial: que el ejercicio de los derechos sociales se tiene que financiar; si no, son una frase vacía”, finalizó.