La exposición titulada “El álbum de Chile”, que está pronta a inaugurarse en el Centro Cultural Palacio de la Moneda, se volvió protagonista de una polémica. Sucede que un grupo de fotógrafas y fotógrafos “hemos decidido marginarnos de este evento, movidos por el desconocimiento de los términos curatoriales propuestos y la desprocupación, en términos de gestión, de las condiciones en que se nos invita a participar”. 

A través de una carta denuncian que la inauguración será en pocos días y de la muestra, que se presenta como una enorme exposición que congrega a más de 170 fotógrafos, “todavía no sabemos los ámbitos que recoge la selección, ni siquiera el listado de autores convocados. Nos parece poco riguroso y por lo mismo un retroceso en el proceso de puesta en valor de nuestra disciplina, establecer una muestra de esta envergadura, que promete una gran exposición mediática, sin establecer previamente con claridad los ejes temáticos o punto de vista editorial propuesto”.

En ese sentido, el documento agrega que “nos da la sensación que, otra vez, somos victimas de la improvisación o problemas de gestión que escapan a nuestras responsabilidades como creadores. Las fotógrafas y fotógrafos nos vemos en la disyuntiva de ser marginados de una exposición que se califica como ‘el álbum de Chile’ o de participar a ciegas en un evento, sin saber ni siquiera el tamaño de las copias que se pretende imprimir o el contexto en que serán expuestas”. 

Luego, la carta expone que ni siquiera se les retribuirá en ningún sentido. “Se suma a esta situación el hecho que, una vez más, las y los autores no reciben ningún tipo de remuneración, ni siquiera simbólica, por su trabajo. Sólo el curador es retribuido en una exposición realizada en uno de los más importantes centros culturales del país, una institución pública que en los hechos, lamentablemente se hace cómplice de la situación descrita. Nos parece que esa actitud es la que nos lleva a que, en nuestro país, sólo los que tienen dinero o los aficionados pueden desarrollar su obra, mientras que el grupo de profesionales que trabaja por años desarrollando la disciplina, intentando una propuesta seria y elaborada sobre Chile, su realidad sociocultural y las imágenes de su identidad, son llamados a entregar el fruto de su esfuerzo personal como una donación voluntaria, en una situación donde finalmente muchos se sienten obligados a participar movidos por el temor de quedar al margen de toda figuración si no aceptan las condiciones que se les imponen”.

“Es triste ver que esto ocurre en un Centro Cultural que pertenece a todos los chilenos, que en lugar de intentar subvertir esta situación, no hace más que profundizarla al avalar estas prácticas de gestión”, agregan en el comunicado.

Finalmente, se despiden diciendo que “esperamos sinceramente que en el futuro situaciones como ésta no se repitan y poder sumar nuestro entusiasmo, experiencia y trabajo creativo a nuevas instancias colectivas que tomen en consideración los aspectos que subrayamos, para seguir todos participando en la construcción de la fotografía nacional, así como lo hemos hecho en tantas ocasiones”.

Cabe destacar que los fotógrafas y fotógrafos que firmaron la carta son los siguientes:

Jorge Aceituno.
Carlos Avello.
José Pablo Concha.
Paz Errázuriz.
Elde Gelos.
Alejandro Hoppe.
Cristián Kirby.
Miguel Angel Larrea.
Carla Möller.
Claudio Pérez.
Juan Diego Santa Cruz.
?Luis Weinstein?.