Este jueves se realizaron los alegatos donde fue desaforado el senador UDI, Jaime Orpis, por los delitos que se le acusan de lavado de activos, fraude al fisco y cohecho.

La solicitud acusó que Corpesca le entregó $264 millones al senador entre 2009 y 2013, mediante boletas ideológicamente falsas, emitidas por asesores y personas ligadas al equipo de Orpis.

La fiscalía planteó que no se trata sólo de delitos tributarios. Esto porque los montos se habrían entregado “a cambio de favorecer los intereses” de la empresa en su trabajo como parlamentario. El informe da cuenta de una serie de hechos y votaciones donde el senador habría actuado acorde a las “pretenciones” de la empresa. Además, expone opiniones de la firma como si fueran “personales” en las discusiones por la tramitación de la ley de pesca.

Por otro lado, El Ministerio Público acusó fraude al Fisco debido a que el senador habría utilizado un procedimiento para obtener, a través de la emisión de servicios “inexistentes” por parte de asesores, dineros del Congreso destinados a asesorías para beneficio personal.

Según informa T13, hoy la fiscal Ximena Chong expuso los antecedentes de la solicitud, tras lo cual fue el turno del Consejo de Defensa del Estado y el Servicio de Impuestos Interios.

La abogada del CDE, Lupi Aguirre, dijo que “esto no sólo -como dice la defensa- es sencillamente una ayuda para pagar la campaña senatorial, el señor Jaime Orpis era un funcionario de la empresa Corpesca en el Senado”.

La abogada agregó que “en el año 2012, cuando estaba en plena tramitación la ley ley de pesca, denominada Ley Longueira, se envían indicaciones al senador Jaime Orpis. El 26 de septiembre del año 2012 se le envía a través de la empresa Corpesca el análisis articulado del proyecto presentado al Senado, antecedentes que posteriormente son utilizados en las sesiones del Congreso por parte del Senado Orpis para defender los intereses de la empresa que constantemente estaba pagándole dinero”.

“El año 2012 Orpis recibe hasta el mes octubre más de 22 millones de pesos de la empresa, interviniendo en cada sesión del Senado a propósito de la discusión de la ley de pesca, sin advertir ni una sola vez que estaba recibiendo dineros por parte de la empresa”, agregó.

Además, la representante del CDE acusó que el senador utilizó dos modalidades para “sustraer” dineros fiscales. 

“La primera fue el abultamiento de honorarios pagados a sus asesores y la segunda fue la simulación completa de contratos para efectos de sustraer caudales públicos”, detalló.

Por su parte, el abogado del Servicio de Impuestos Internos (SII), Manuel Navarrete, dijo que “estamos presentes ante un entramado de acciones delictuales”.

“Se trata de una verdadera donación, se trata de ocultar esto mediante supuestos contratos de carácter honeroso, pero acá hay una entrega gratuita de parte de la empresa al señor Orpis, y con eso se burla el impuesto a las donaciones“, agregó.

La defensa de Orpis negó cohecho

Por su parte, el abogado defensor de Orpis, Carlos Cortés, solicitó que se rechazaran los capítulos relacionados al presunto cohecho y lavado de activos. En ese sentido, dijo que las hipótesis sobre el posible delito tributario y fraude al fisco las abordarían en el juicio oral.

Según el abogado, “el senador Orpis no favoreció de ninguna forma los intereses de la empresa”.