El año pasado el Ministerio del Medio Ambiente publicó un informe sobre los medios de transportes más utilizados en la capital. Según el documento el 7% de la población se traslada mediante el uso de la bicicleta, lo que contrasta con el 25% de santiaguinos que prefieren movilizase en automóviles.

Estas cifras indican un aumento en la elección de la bicicleta como medio de transporte, reflejan aún una falta de desarrollo en políticas que estimulen el uso de este vehículo de propulsión humana y que no produce emisiones contaminantes. Si bien se agradecen los proyectos que han ampliado hasta en 70 kilómetros las ciclovías en la Región Metropolitana, aún es escaso el trabajo de difusión de una cultura vial que promueva el respeto entre peatones, automovilistas y ciclistas.

El 59% de los capitalinos que se movilizan en transporte público urbano mayor y menor de pasajeros, argumentan que esto se debe a la “rapidez” y comodidad en comparación con las bicicletas, pero esto es algo que no siempre es cierto.

Existen distancias que en bicicleta se recorren con mayor agilidad por el hecho de no tener que desviarse hacia los paraderos y contar con ciclovías adecuadas (si es que las comparamos con el taco que se forma en calles y avenidas de Santiago a la hora punta).

Ventajas03

Ahorro entre 558 mil a 2,2 millones de pesos

Si usted realiza dos validaciones al día, o sea, hace un viaje de ida y vuelta a la semana en metro, gastará 9.840 pesos (teniendo en cuenta la baja en la tarifa que se produce los fines de semana). Ahora, si a esto le agregáramos todos los días del mes, por ejemplo, para marzo de 2016, usted podría gastar en promedio 43.680 pesos mensuales.

Teniendo en cuenta las tarifas de los días hábiles y fines de semana, si se realiza un viaje de ida y vuelta todo los días, este 2016 podría gastar hasta 558.320 pesos en movilización (si es que al panel de expertos no se le ocurre aplicar una nueva alza en el precio del transporte público).

En cambio, en bicicleta, más que las mantenciones y uno que otro inconveniente, no habría mayor inversión semanal, mensual o anual. Según los especialistas en este tipo de transporte, “lo ideal es hacer una mantención anual” (entre 20 a 40 mil pesos), es lo que recomienda Isaías, quien encabeza el proyecto, tienda y taller La Bicindad en el barrio Brasil.

“Teniendo la mantención, la única preocupación serán los pinchazos y si la bicicleta se mantiene inflada con la presión de aire adecuada, no habría que preocuparse mucho por eso”, aconseja.

Otro gran argumento a favor del transporte de dos ruedas es el que entregó el Ministerio de Medio Ambiente, desde donde aseguran que si se cambia el automóvil por la bicicleta y se anda una media de 20 kilómetros por día, se podría ahorrar hasta 2,2 millones de pesos al año. Esta cifra se debe a que al preferir la bicicleta, un automovilista podría ahorrarse todos los gastos que se realizan entre bencina, estacionamientos, seguros, mantenimiento y tag. Esto sin mencionar que al usar la bicicleta, en vez de un automóvil, se reduce hasta 1.200kg de emisiones de CO2.

Equipo de La Bicindad

Equipo de La Bicindad

Beneficios para la salud

No menos importante son los beneficios que brinda el uso de la bicicleta a la salud humana. Para el doctor Ingo Froböse, director del Instituto para la Rehabilitación de la Escuela Superior de Deportes de Alemania, quienes usan bicicleta “pueden ahorrase varias visitas al médico”.

El uso de la bicicleta deben ajustarse a la condición física, la edad y los resultados que desee conseguir cada ciclista, pero la duración y la frecuencia de los trayectos puede tener diversos beneficios para la salud física y psicológica de los ciclistas.

Si tan sólo se pedalea 10 minutos por día, automáticamente ese ejercicio comenzará a repercutir en la musculatura del ciclista, mejorará la circulación y las articulaciones. A partir de los 30 se mejora el nivel cardiovascular, después de una hora pedaleando, se acelera el metabolismo graso lo que sirve para controlar el peso y calmar el estrés.

Además, el uso habitual de la bicicleta reduce el riesgo de infarto hasta en un 50%, debido a que con el ejercicio del pedaleo el ritmo cardiaco aumenta y la presión arterial disminuye. Junto con lo anterior, el uso de la bicicleta reduce el colesterol LDL, con lo que los vasos tienen menos posibilidades de calcificarse, manteniéndose flexibles y saludables con los movimientos de las piernas.

Por otra parte, cuando se adopta una postura óptima en el sillín al montar bicicleta, esto tiene beneficios para la espalda. El ciclismo potencia también el sistema inmunológico, pues con el pedaleo los fagocitos se movilizan de forma inmediata aniquilando bacterias y células cancerígenas.

Por último, uno de los beneficios más reconfortantes es que con el ejercicio físico de la bicicleta se oxigena y estimula al cerebro, junto a la generación de endorfinas, también llamadas hormonas de la felicidad, por lo que algunos especialistas consideran a la bicicleta como uno de los mejores antidepresivos naturales.

Así que ya sabe: ahorrar dinero, mantener una vida sana, andar en un transporte sin emisiones contaminantes y ser feliz, puede ser cuestión de preferir una bicicleta.

1442968377-bici3