Esta mañana, alrededor de 50 estudiantes pertenecientes a distintas universidades, se manifestaron frente a La Moneda con la finalidad de dar a conocer su actual situación: deudas y embargos provocados por distintos créditos de educación superior.

La actividad, que fue convocada y liderada por la organización Deuda Educativa y la Presidenta de la Federación de la Universidad Diego Portales y vocera del CONFECH, Carolina Figueroa, contó con la entrega de una carta dirigida a la Presidenta Michelle Bachelet exigiendo al gobierno pronunciarse y hacerse responsable frente a los casos de embargos y cartas de aviso que han recibido por sus deudas educativas, pese a la promesa del gobierno.

Dentro de los afectados se encontraba Sandra Godoy, cuya casa está siendo embargada por un crédito universitario con el Banco Scotiabank que pidió para poder estudiar en INACAP. Actualmente existen más de un millón de personas endeudadas con un Crédito para la Educación Superior, tales como el Crédito CORFO, Crédito con Aval del Estado, Crédito del Fondo Solidario, Crédito Fiscal, Créditos Internos de las casas de estudios y créditos de consumo, entre otros.

“No pueden decirnos que situaciones como estas son un asunto entre privados. El gobierno tiene que hacerse cargo de la situación de miles de estudiantes chilenos que por estudiar les embargan sus casas. Sólo en una educación de mercado, caben los estudiantes endeudados”, señaló la Presidenta FEDEP y vocera de las universidades privadas, Carolina Figueroa.

Lee la carta completa a continuación:

Santiago, jueves 14 de enero de 2016

S.E. Michelle Bachelet Jeria
Presidenta de la República
Presente

Los dirigentes del movimiento Deuda Educativa, en conjunto con víctimas de la educación de mercado y de las políticas de financiamiento crediticio para la Educación Superior, acompañados por organizaciones estudiantiles, sociales y políticas, venimos en presentar a Usted la presente misiva, a fin de que se entere de la grave situación que vivimos más de 1 millón de personas a lo largo de Chile, y a solicitar que tenga a bien cumplir sus compromisos respecto a buscar los mecanismos de solución para quienes nos tuvimos que endeudar para poder estudiar.

Actualmente existimos más de un millón de personas endeudas con un Crédito para la Educación Superior, tales como el Crédito CORFO, Crédito con Aval del Estado, Crédito del Fondo Solidario, Crédito Fiscal, Créditos Internos de las casas de estudios así también como créditos de consumo, quienes nos encontramos en una grave situación, insostenible e injusta, pues estamos siendo víctimas de la generación de lucro con el derecho social que es la Educación, sobre la cual usted como Presidenta no ha salido a condenar ni menos a efectuar propuestas concretas para terminar con este Negocio.

En el presente somos profesionales, egresados o bien, no hemos podido terminar nuestras carreras, pero en todos los casos anteriores nos mantenemos acarreando una deuda educacional millonaria, la cual sobrepasa de manera grotesca el monto real solicitado para estudiar. Es así Su Excelencia como en la actualidad existimos más de 700.000 personas endeudadas solamente con el CAE (Crédito Aval del Estado), sistema de financiamiento aprobado en el año 2005 e implementado por el Ministro de Educación de la época, en donde su ex Ministro Sergio Bitar, actualmente miembro del Consejo Asesor Consultivo, forma parte de sus autores e impulsores. Este tipo de crédito si bien facilitó el que muchas personas pudiéramos ingresar a la Educación Superior, nos condenó a una situación de endeudamiento bancario durante veinte años, deuda que se triplica producto del pago en UF y de los intereses convenidos por los Bancos, esto a la nefasta Ley 20.027 con que fue creado.

Dentro de este contexto, el día 22 de diciembre de 2015, el Banco Scotiabank procedió a EMBARGAR los bienes muebles de la madre de nuestra compañera Sandra Godoy Valero, ex estudiante de Contabilidad de INACAP, quien vive en La Serena y ha viajado hasta Santiago para firmar la presente carta.

Sandra comenzó a estudiar su carrera con CAE, sin embargo, no pudo finalizar sus estudios, teniendo que trabajar y sin posibilidad de pagar su deuda. Actualmente mantiene a su familia e hijo pequeño. Por otra parte, tenemos el grave caso que vive Fernando Díaz, egresado de Derecho de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, quien financió sus estudios con el Crédito “Súper Estudio” de Banco Santander, quien tampoco ha podido pagar su deuda bancaria, intentando repactar en diversas oportunidades, pero quien en la actualidad está a punto de sufrir el REMATE DE LA VIVIENDA DE QUIEN FUE SU AVAL.

En ambos casos se da cuenta de la precaria situación en la que nos encontramos quienes no tuvimos otra opción que estudiar con créditos de educación superior, muchos de los cuales nos encontramos cesantes o sin la posibilidad de trabajar en el campo profesional en que se formó, tal como el grave caso que viven quienes estudiaron la carrera de Criminalística en la UTEM, a quienes también usted ofreció soluciones en su primer mandato, y quienes siguen en espera de las mismas hoy 8 años después.

Como Deuda Educativa -organización política que representa a más de seiscientos endeudados por Créditos de Educación Superior- junto a Carolina Figueroa, Presidenta Federación de Estudiantes Universidad Diego Portales y vocera CONFECH de las Universidades Privadas, nos dirigimos a usted para dar a conocer la situación del país en esta materia. Reconocemos que la reciente “gratuidad” que está tomando forma en Chile es un alivio para algunas familias, sin embargo, consideramos que no existirá gratuidad universal mientras más de un millón de personas sigamos endeudadas con los bancos, quienes han lucrado con la educación y con nosotros, y más aún cuando este mecanismo ha sido avalado por el propio Estado a través de sus leyes.

Hoy necesitamos buscar soluciones concretas ante la situación de endeudamiento que sufrimos tantos chilenos y chilenas, quienes nos encontramos en una situación de desigualdad social. Si consideramos que la Educación es un Derecho Social y no un bien o un privilegio de algunos, es menester buscar vías compensatorias para quienes nos encontramos en esta situación. Ya que ha sido el propio Estado de Chile el que ha avalado la bancarización de la Educación Superior, en directo desmedro de las familias del país y de su pueblo.

Es por ello, que queremos invitarla a cumplir su palabra explicitada en su discurso del 21 de mayo de 2014, refiriéndose y comprometiéndose a conformar “un equipo de expertos que estudie la viabilidad de distintas alternativas que permitan aliviar la situación de aquellos que ya tuvieron que endeudarse para estudiar”. Estas sensatas palabras aún no han dado luces de su práctica, y es por ello que en el marco de la Reforma de Educación Superior queremos ser parte del proceso como actores sociales y políticos, con el derecho de ejercer nuestra ciudadanía a través de la participación activa en la búsqueda de soluciones efectivas a nuestra realidad actual. Entre estas soluciones, necesitamos poner fin al Dicom por el no pago de una deuda por educación, fin a la retención de nuestros impuestos para quienes se encuentren en calidad de morosidad e impedir el embargo por deudas educacionales. Y, por último, exigimos erradicar el lucro de la educación a través de la extensa bancarización avalada por el Estado de Chile, lucro que ha traído consecuencias importantes para las familias que nos encontramos en esta situación.

Agradecidos por su acogida y pronta respuesta, se despiden cordialmente.

Juan Pablo Rojas, Coordinador Nacional Deuda Educativa

Paulina Fuenzalida, Secretaria General Deuda Educativa

Carolina Figueroa, Presidenta Federación de Estudiantes Universidad Diego Portales

Sandra Godoy, Embargada por Banco Scotiabank por Crédito con Aval del Estado

Fernando Díaz, Embargado con Crédito Súper Estudio de Banco Santander