¿Cómo describirías el impulso original que los movió a construir la revista?

TRAMA nace del diagnóstico de desideologización de los partidos políticos tradicionales, la falta de un sustrato mínimo de convergencia de la izquierda y la falta de lugares de acercamiento o discusión ideológica entre las fuerzas transformadoras. El resultado de muchas discusiones fue la de crear un espacio, una revista, que permitiera poner las cartas sobre la mesa y empujara discusiones ideológicas, teórico-políticas, tácticas y/o programáticas.

Con Edson Dettoni y Sofía Orellana, que son también parte de la dirección ejecutiva de TRAMA, y con el resto de los que comenzaron esta aventura, al principio teníamos una idea bastante distinta a lo que tenemos hoy, pensábamos en algo mucho más parecido a una revista académica. Sin embargo, cuestiones como la composición orgánica de la revista, las discusiones que tuvimos todos los que comenzamos esto, las relaciones con las distintas sensibilidades de izquierda, la elección del nombre, el diseño y la estética, etc., fueron armando este proyecto final que el lunes lanzaremos. El valioso aporte individual y colectivo de los que comenzamos esto para resolver problemas que concretos que surgieron tras un proceso muy intenso ha sido clave.

A partir de ello, cuenta por favor el modo en que se ha estructurado el directorio y por qué decidieron hacerlo de ese modo.

La idea de la revista surge de un grupo de militantes de Revolución Democrática y de otros independientes que no son parte de este movimiento. Pero la primera decisión que tomamos fue no cooptar el espacio y abrirlo a la discusión de las otras fuerzas políticas. Para ello, teníamos que crear un espacio que tomara decisiones relevantes y que pudiera discutir los temas que tocaría cada revista, así como los nombres de las personas que escribirían. De allí nace el Directorio, como una invitación a personas (y no a orgánicas) que son parte o expresión de distintas fuerzas de la izquierda, sin ningún compromiso más que a comprometerse a aportar al proyecto.

El Directorio hoy está compuesto por Gabriel Boric, Simón Ramirez, Bárbara Vallejo, Camila Vallejo, Cristobal Reyes, Vicente Segure, y algunos de los miembros que impulsamos esta iniciativa: Sofía Orellana, Edson Dettoni y Carlos Figueroa. La idea de este directorio es experimentar un espacio donde se decida el tema de la revista, las personas que escribirán en ella y algunos otros detalles que han salido en el camino.

No importa cuán de izquierda sea la revista. Eso no nos importa en absoluto. Lo que nos importa es quiénes son los que están interesados en discutir desde distintos puntos de vista, dentro del espectro de las fuerzas que realmente quieran una transformación del país y del continente.

La composición que describes nos conduce a preguntar por los bordes de una publicación que se define “de discusión teórico-política”. ¿Es una revista de pensamiento de izquierda o puede entenderse de otra forma?

Es una revista de discusión teórico-política, que pretende poner en el centro las discusiones ideológicas de la izquierda política y sus aproximaciones a temáticas específicas. Por ello es que cada número tendrá un tema específico. El tema del primer número es “Adversarios”, tema que zanjamos en el directorio luego de algunas discusiones sobre la unidad de la izquierda y sobre el adversario o los adversarios que podrían vislumbrarse desde distintas perspectivas.

No importa cuán de izquierda sea la revista. Eso no nos importa en absoluto. Lo que nos importa es quiénes son los que están interesados en discutir desde distintos puntos de vista, dentro del espectro de las fuerzas que realmente quieran una transformación del país y del continente. De allí que, por ejemplo, hayamos invitado a Vicente Segure, que forma parte de Izquierda Socialista, un grupo nuevo del PS que intenta posicionar una acción política distinta que sin duda alguna pone las ideas y la discusión ideológica como un factor relevante de su política. Ellos nos interesan.

Invitacion Trama colaboracion

 

Volvamos al principio. ¿Por qué una revista de “discusión teórico-política” ahora? ¿Cuál es la necesidad de ello que aprecian en el presente?

Sí tú vas hoy y miras a los partidos tradicionales, los que copan el parlamento y el gobierno de la NM, y les preguntas por horizontes de largo plazo, por ideas que guíen el conjunto del partido, sobre ideología o teoría que guíe la acción práctica, encontrarás poco o nada. Hay intentos nuevos en el PS, el PC mantiene un acervo un tanto soterrado pero vivo, el MAS y la IC poseen poco dinamismo de discusión ideológica, y el PPD prácticamente olvidó que la ideología es importante. Frente a ese escenario de desideologización, la respuesta no es la mera crítica, sino la acción política.

Desde allí que describimos la Revista como una acción tendiente a organizar dialógicamente el debate ideológico e impregnar desde ella las nuevas estructuras que surgen hoy para reemplazar a las viejas. Esto no quiere decir que estén excluidos quienes no sean nuevos: están invitados a ser parte quienes quieran perseguir el objetivo de poner las ideas por delante de la acción y en diálogo con ella.

Y en segundo lugar, es un espacio de experimentación. Generalmente en la izquierda de los últimos tiempos resulta difícil generar convergencia. Pero es posible. Y será posible en la medida que creamos que podemos al menos encontrar cosas que nos unan. Y esperamos que esta revista pueda apoyar a ese objetivo. Esto no es una plataforma ni coalición de partidos o movimientos políticos de izquierda. Es una revista de discusión que quiere que algún día eso llegue a concretarse y, cuando lo haga, que las ideas sean las que primen.

Vamos a algo más preciso. ¿Cuál será la periodicidad de la revista? ¿Cuándo puede esperarla la gente y dónde podrá encontrarla?

La revista TRAMA será impresa una vez al semestre, con temáticas distintas en cada uno. TRAMA además contará con un sitio web, que lanzaremos el día lunes, donde iremos circulando artículos que puedan ser de interés del público de la revista. De hecho, tenemos conversaciones ya realizadas con Jacobin Mag, una revista de los gringos con muy buenos artículos, algunos de los cuales los iremos traduciendo y colgando en la página. Y probablemente en el próximo número contemos con un artículo de Marta Harnecker o de Chantal Mouffe. Intentaremos internacionalizar un poquito más la revista en el próximo número.

Finalmente, este número trata sobre un tema específico: los adversarios de la izquierda. Comentanos por favor cómo está estructurado el número y que contenidos tienen pensados para lo que viene.

Este primer número, como te contába, surge de una discusión en el directorio de la necesidad de establecer los adversarios ¡y las adversidades! internas y externas de la izquierda. Ello implica buscar horizontes comunes de trabajo, pues el adversario puede ser tanto el neoliberalismo, como las estructuras de clase o la derecha, y revisar también los baches que nosotros mismos debemos superar. Discutir ideológicamente sobre los adversarios nos muestra mejor cuál es el proyecto político de la izquierda, al mostranos qué es incompatible con este.

Como bien lo retrata la entrevista de Alejandra Castillo en este número, muchas veces al buscar la unidad o lo que nos asemeja suponemos una identidad. Suponemos que no somos patriarcales, suponemos esto o lo otro. Alejandra da en el clavo en un ejercicio que es necesario, la crítica o cuestión permanente a los fundamentos de la acción política, pero con la salvedad -y aquí tenemos una diferencia- que esa crítica no nos puede llevar al eterno preguntarnos sin actuar.

El resto de los artículos, que son escritos por militantes o por personas que son parte de alguna organización de la izquierda, aportan en la dirección de cómo entender los adversarios. Asimismo, hay también artículos de reflexión cultural y una breve entrevista al poeta Pepe Cuevas. Esta última sección pretende cruzar la discusión política con la discusión cultural. No como una cosa hippie, sino como la necesidad de que al reflexión política sume a la cultura y no al revés.

Y creo que en la editorial, que podrán ver el día del lanzamiento, podrán ver también algunos de los objetivos que inspiran a esta revista. Es, sobretodo, un experimento que esperamos que funcione. El trabajo que hizo el directorio fue importante, así como el trabajo incansable de los miembros que iniciamos y seguimos trabajando para que esto subsista física y virtualmente. A todos y todas ellas van los aplausos más sinceros y reales de este proyecto.