Luego de cinco horas de debate, la comisión especial de Probidad y Transparencia del Senado despachó la indicación presentada por el Ejecutivo que establece como mínimo el equivalente de un 0,25% de los votos de la elección anterior, en tres regiones contiguas, para formar nuevas colectividades políticas.

Según informa Radio ADN, la iniciativa además establece que para que un partido permanezca como tal, necesitará de al menos un 5% de los votos de la elección anterior y conseguir al menos cuatro parlamentarios en dos regiones distintas, de lo contrario será eliminado.

El Secretario General de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, explicó que quedaron dos indicaciones parlamentarias que todavía se deben resolver. 

“Una, sobre la posibilidad de partidos que se concentren en sólo una región, en este caso en La Araucanía. Hemos llegado al acuerdo que esto merece estudio, porque podría requerir una consulta indígena. El otro tema que quedó pendiente fue el de las cuotas de género. Nos dimos unos días más para analizarlo”, dijo Eyzaguirre.

Otro  de los puntos que se abordaron fue el principio de elección directa en las internas de los partidos. Sobre esto, se decidió mantener la fórmula “un militante, un voto” para consejeros y directivos.

Así, la sala de la Cámara alta deberá ver la iniciativa, donde se espera que se reabra la discusión sobre cuotas de género al interior de las colectividades.

Cabe destacar que la comisión volvió al proyecto original y repuso algunas exigencias que había propuesto la Comisión Engel. Estas últimas habían sido modificadas por la Cámara de Diputados, provocando muchas críticas a la iniciativa. Como fue el caso del propio Eduardo Engel y el diputado Giorgio Jackson, quiénes salieron públicamente a cuestionarlo.

En ese sentido, la sesión de este domingo se delegó al Servicio Electoral para fiscalizar los comicios internos de los partidos. El proyecto aprobado por la Cámara solo establecía que esta entidad “velaría” por el cumplimiento de la norma, sin especificaciones.

Ahora el texto despachado por la comisión del Senado establece que el Servel “podrá destinar a uno o más de sus funcionarios, a presenciar las elecciones internas de los partidos políticos, quienes podrán desempeñarse como ministros de fe”.