Un nuevo posible caso de colusión indigna a los chilenos. Esto luego que el diputado radical, José Pérez, solicitó una investigación a las empresas Soprole y Nestlé por una supuesta confabulación entre ellas en la compra de leche a los pequeños productores del país.

El parlamentario denunció que la crisis que viven los lecheros chilenos se produce porque ambas grandes empresas pagan $200 por litro, los cuales después los venden sobre los $700 en los supermercados. 

“Si nosotros comparamos cuánto se le paga al productor por el litro de leche, menos de $200 el litro, a cómo se vende en el mercado, que está a $700 y $800 incluso siendo descremada. Eso es un abuso desmedido y hay que estudiar qué tipo de colusión podría haber entre ambas empresas“, dijo Pérez a Radio BíoBío.

Según el parlamentario, el precio que pagan las grandes empresas no sustenta los gastos que tienen que realizar los productores. De hecho, denuncia que muchos de ellos han decidido cerrar la producción porque no les conviene. 

El presidente provincial de Aproleche Biobío, Darío Arevalo, acusó que las grandes empresas aprovecharon un estudio del Consorcio Lechero que los ayudó a conseguir información importante sobre la producción de leche. “Ellos se comprometieron a que nos iban a ayudar a triplicar la producción láctea, no lo hicieron, sino que se dedicaron a estudiarnos, a conocer nuestros costos, información que se la pasaron a la industria. Además, le pedimos que hiciera un estudio a la industria láctea, situación que no hicieron, no nos entregaron la información que necesitábamos para trabajar”, explicó.

Ante esto, decidieron desvincularse de esa entidad.