La propuesta de reforma a la educación superior del gobierno no ha sido discutida lo suficiente para ingresar como proyecto de ley al Congreso. En eso parlamentarios, rectores y estudiantes coinciden. Ahora, según planteó la ministra de Educación, Adriana Delpiano, una parte de la iniciativa podría ser presentada en enero y otra en marzo, lo que implicará fraccionar el texto.

Según informa La Tercera, la reforma a la educación superior fue postergada varias veces durante 2015, principalmente porque la discusión estaba centrada en poner en marcha la gratuidad en 2016. La última vez que esto ocurrió fue el 28 de diciembre, cuando la Presidenta Michelle Bachelet recibió al Consejo de Rectores (Cruch) y, atendiendo la petición de realizar un trabajo pre legislativo, decidió no enviar el proyecto el 31 de diciembre, como se había comprometido.

La diputada y presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara, Camila Vallejo (PC), dijo que “cuando la Presidenta señaló que se abriría un espacio de debate con los rectores durante enero, yo dije que me parecía una gran oportunidad de construir un proyecto participativo, lamentablemente esta oportunidad no ha sido aprovechada y el Mineduc pretende presentar parte de la reforma este mes, y sin el necesario acuerdo con los sectores sociales que la han impulsado por años”.

Crítica similar a la que hace el rector de la Universidad de Chile y presidente del Consorcio de Universidades del Estado, Ennio Vivaldi: “Es clave el apoyo con que tú llegas al Congreso y me parece que en ese contexto es muy importante el trabajo previo con los actores sociales y eso no se ha realizado”. 

Vivaldi agregó que “me preocupa que no se esté incluyendo en el debate pre legislativo a los estudiantes, porque si no se recogen sus opiniones vamos a tener un 2016 con los estudiantes en las calles”. También dijo que “tenemos que evitar que se produzcan los mismos errores que en 2015 cuando se discutió la gratuidad, porque si el proyecto hubiera llegado con el respaldo, por ejemplo, de todas las universidades, quizás no habríamos tenido un requerimiento ante el Tribunal Constitucional”.

En la Confech tampoco hay satisfacción con la forma en que están llevando la reforma a la educación para que pueda ser ingresada al Congreso. En ese sentido, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Diego Portales, Carolina Figueroa, aseguró que “el gobierno dijo que se iba a empezar un nuevo proceso prelegislativo y eso es mentira, no se nos ha invitado a conversar nuevamente con el Mineduc”. 

La dirigenta estudiantil además destacó que “nosotros no estamos a gusto porque la preparación de la reforma ha sido una discusion cerrada, donde no están los actores sociales y esto hace que no tenga legitimidad”. Por eso, advirtió que si se mantiene así, “va a ser un año de movilizaciones”.

En esa línea, la diputada Vallejo hizo un llamado al ejecutivo: “Quiero llamar al Gobierno a no perder la oportunidad de hacer las cosas bien y realizar un proceso amplio y participativo, y presentar un proyecto único con una mirada integral”. Y agregó que la decisión de dividir el proyecto “me parece desacertada, porque esta reforma debe discutirse integralmente”.

El viernes, el Ministerio de Educación (Mineduc) inició el trabajo prelegislativo con el Cruch, mostrándoles una parte de los lineamientos del proyecto, labor que continuarán este miércoles. Al respecto, el vicepresidente del consejo y rector de la U. de Valparaíso, Aldo Valle, afirmó que “creemos que se debe dar más tiempo a la discusión antes de que el proyecto sea presentado al Congreso”.