Desde marzo del año 2015 Eduardo Engel fue nombrado presidente del consejo asesor presidencial anticorrupción. Hasta hoy ha tenido que monitorear de cerca la tramitación de los proyectos de ley que integran la agenda de probidad y transparencia del gobierno. La ley de Partidos es sólo una de varias, como el proyecto de fortalecimiento de la democracia, que propone un nuevo sistema de financiamiento público a la actividad política.

Según informa La Tercera, el presidente de Espacio Público y académico de la Universidad de Chile, mantiene una opinión positiva de ambas propuestas. Las que esta semana vivirán su fase legislativa final en el Congreso. Con todo, el economista advierte un “castigo” social si estos proyectos no los aprueban este mes, para que la nueva normativa empiece a operar en las próximas elecciones municipales de octubre.

Consultado por esto último, Engel asegura que “sí, en la medida que los proyectos se aprueban durante enero. El Servel necesita tiempo desde el momento en que se aprueba hasta el momento en que tiene que estar fiscalizando las elecciones en terreno. Si estas leyes se aprueban en marzo, es muy probable que el Servel no alcance a prepararse. La ciudadanía no va a perdonar que no tengamos campañas mucho más informativas y transparentes para las elecciones municipales. Si la ciudadanía ve que no cambian las cosas para la próxima elección municipal, se está perdiendo una última oportunidad para recuperar la confianza tan necesaria de la ciudadanía hacia sus líderes políticos”.

Para él, hasta el momento la evaluación del estado de la agenda de probidad que hace es: “Si uno compara la versión que salió del Senado respecto de la que venía de la Cámara, en la Ley de Partidos uno constata avances importantes. Usemos el Observatorio Anticorrupción, considerando todas las medidas que propuso el consejo asesor que presidí. Esa evaluación constata un avance importante. La nota que tenía la versión de la Cámara era un 5,2, y la versión que está saliendo del Senado sube a un 5,9. Más aún, tendría la posibilidad de llegar a un 6,1 si la Ley de Partidos y la Ley de Fortalecimiento de la Democracia se aprueban en enero”.

Además explica que esos avances se traducen en “varias mejoras. Por ejemplo, un rol claro para el Servel durante las elecciones internas de los partidos, que le da la facultad para tener ministros de fe en los actos eleccionarios de los partidos. Hubiese sido mejor que fuera obligatorio, pero que sea una facultad del Servel es un gran avance respecto de la versión que salió de la Cámara”.

En ese sentido, también agrega que “los partidos reciben financiamiento público a partir de marzo y, sin embargo, la reinscripción de sus padrones electorales es posterior. La propuesta del consejo asesor era primero la reinscripción y sólo después el financiamiento público. El tema de cómo será el refichaje quedó bien, pero hubiese sido mejor que los partidos recibieran recursos públicos luego de completar este proceso. Un segundo tema que no se aborda tiene que ver con las condiciones de permanencia de los partidos. El proyecto disuelve los partidos que no cumplen con los requisitos a la primera elección. Una propuesta del consejo asesor era que a la primera elección en que un partido no cumple con los requerimientos de permanencia, se le corta el financiamiento público, y sólo si vuelve a incumplir en la elección siguiente se le disuelve. Es decir, tarjeta amarilla a la primera y tarjeta roja a la segunda, de modo que tengan ocho años para ver si logran convocar a suficientes votantes. La ley le da tarjeta roja a la primera”.

Consultado por los avances que ha visto en el proyecto de fortalecimiento de la democracia, Engel asegura que “hay un deterioro, porque la precampaña se acortó para todas las elecciones, salvo la presidencial. Y hay una mejora en lo que dice relación con cohecho. ¿Qué temas faltan en las campañas? Lo más grave, probablemente, es que la prescripción de los delitos comienza del momento en que se comete el delito, no del momento en que un candidato entrega su rendición de cuentas. Esto significa que, desgraciadamente, volveremos a tener situaciones en que delitos graves no tengan sanción alguna, porque al momento de descubrirse ya prescribieron. Tampoco se consideraron las propuestas del consejo asesor de establecer una franja radial gratuita y transporte gratuito durante los días de elecciones. Finalmente, no se recogió la idea de que las candidaturas patrocinadas por partidos políticos consignen los logos de sus partidos en forma clara y visible durante la propaganda electoral. También había una serie de propuestas del consejo asesor para evitar el abuso del gobierno durante períodos electorales, que no se consideraron. Por ejemplo, en período de elecciones prohibir nuevas contrataciones a honorarios y limitar el gasto en publicidad al mismo parámetro de años previos. Eso tampoco está en el proyecto de ley”.