La luz verde que dio el Comité de Ministros a la construcción de la central hidroeléctrica Cuervo alertó a un grupo de políticos que reactivaron la Bancada Parlamentaria en rechazo al creciente ánimo de construcción de hidroeléctricas en la Patagonia.

El equipo está conformado por los senadores Antonio Horvath (ex RN), Alejandro Navarro (Mas) y Alfonso De Urresti (PS) y los diputados Giorgio Jackson (RD), Camila Vallejo (PC), Patricio Vallespín (DC) y Daniel Melo (PS). Además de los representantes de las organizaciones ambientalistas Fundación Terram, Fima, Puelo sin represas y Ecosistemas, agrupadas en el Consejo de Defensa de la Patagonia.

“La reactivación de la Bancada Parlamentaria es un llamado a estar atentos y a impedir que se haga una verdadera autopista hidroeléctrica desde la Patagonia al centro de Chile, afectando y atravesando miles de comunidades a través de todo su trayecto” señaló el senador De Urresti.

“La reactivación de la Bancada Parlamentaria es un llamado a estar atentos y a impedir que se haga una verdadera autopista hidroeléctrica desde la Patagonia al centro de Chile, afectando y atravesando miles de comunidades a través de todo su trayecto”, señaló De Urresti en la reunión de hoy a la que sólo asistieron él y Daniel Melo en representación del grupo.

“Queremos una Patagonia Sin Represas, parece inconcebible que se piense en  trasladar la energía desde la Patagonia hasta los centros de consumo que la requieren, esto habla sin duda de un Estado que al día de hoy no ha comprendido el desarrollo que requiere nuestro país. Esperamos junto con todas las organizaciones que están acá, concurrir al tribunal y enfrentar como se debe a este mal proyecto para la Patagonia y para todo el país”, añadió Melo.

La reactivación de la bancada se debe a la tramitación de las centrales Mediterráneo, en la región de Los Lagos, y Cuervo, en Aysén. Este último proyecto inundará 13 mil hectáreas a 40 km. de Puerto Aysén. A pesar de los estudios que sugieren no llevarlo a cabo, la fuerte oposición de los habitantes de la zona por el impacto medioambiental y el peligro que supone por estar ubicado sobre una falla geológica, el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto fue aprobado en 2013 y las reclamaciones hechas posteriormente fueron desestimadas este lunes por el Comité de Ministros, conformado por el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, e integrado por los jefes de las carteras de Energía, Minería, Economía, Salud y Agricultura.

Ezzio Costa, abogado de Fima, señaló que “el Comité de Ministros finalmente está teniendo una actuación sistemática respecto de privilegiar ciertos intereses sobre otros. Las ilegalidades en los proyectos Cuervo y Mediterráneo son bastante similares. En ambos casos, por ejemplo, hay una total despreocupación por las comunidades indígenas y por la pérdida de biodiversidad que esto significa al posibilitar la intervención de ríos que son muy relevantes para las cuencas completas. En el caso de Río Cuervo, además, existe un riesgo conocido para la población humana de Puerto Aysén. Estas son las irregularidades que llevaremos ante los ministros del Tribunal Ambiental, y eventualmente en la Corte Suprema”.