A las 9:00 de esta mañana, el ministro Mario Carroza Espinosa y el director nacional del SML, Dr. Patricio Bustos, entregaron a los familiares de Carlos Antonio Guzmán Altamirano la confirmación de su identidad por medio de ADN, la que fue obtenida gracias al trabajo multidisciplinario del SML, más los análisis genéticos aportados por los laboratorios University of North Texas Health Science Center (UNTHSC) en Estados Unidos y por International Commision on Missing Persons (ICMP) en Bosnia Herzegovina.

Carlos Guzmán murió el 20 de septiembre de 1973 producto de múltiples heridas de bala. Tenía 23 años, era soltero, de ocupación comerciante y no tenía militancia política. Fue exhumado junto a Enrique Toledo Garay en 1991 desde una misma tumba en Patio 29. En esos años se estableció su identidad a través de metodología validada en esa época. Hoy es ratificada mediante los avances de la genética utilizados en casos complejos de identificación.

 

La investigación concluyó que su muerte se produjo como consecuencia directa y proporcionada a las heridas por arma de fuego, siendo la causa inmediata del fallecimiento un shock hemorrágico en el contexto de una muerte de etiología médico legal, violenta homicida.

El director nacional del Servicio Médico Legal, Dr. Patricio Bustos, sostuvo que “esta nueva identificación significa un avance pericial que aporta no sólo a la quienes tienen la labor de administrar justicia, sino también a los familiares, quienes reciben con certeza científica información sobre su ser querido”.

Con esta nueva confirmación de identidad, las víctimas identificadas asociadas a Patio 29 llegan a 61.