El día de ayer se llevó a cabo el último debate de las primarias presidenciales de EEUU por los candidatos demócratas.

Por un lado estaba Hillary Clinton, que demás de haber sido primera dama, fue senadora por Nueva York y la primera secretaria de Estado del presidente Barack Obama. Por el otro estaba Bernie Sanders, quien se ha autodenominado socialista y defiende la sanidad universal, la educación gratuita y el aumento del salario mínimo.

Esto le ha valido un alza considerable en las encuestas. Mientras antes Hillary Clinton le sacaba 30 puntos de ventaja a principios de diciembre, hoy la diferencia es de un 13%. Sanders presenta una ventaja en sectores como Iowa y New Hampshire. Obama atribuye este cambio al “peso” que tuvo Clinton de liderar la campaña en solitario tanto tiempo.

Prácticamente sin opciones aparece el ex gobernador de Maryland, Martin O’Malley.

A pesar de que se ha llevado una campaña “amistosa” dentro de los demócratas, Sanders ha disparado contra Clinton en ciertos temas, como su voto a favor de la guerra de Irak, argumentando que para ser comandante en jefe de los EEUU “la experiencia es importante, pero el buen juicio es más importante aún”.

“Tengo un historial mucho más largo que un sólo voto y ya he dicho que fue un error”, respondió Clinton, quien además aseguró ser la “más preparada para ser presidenta”.

Bernie Sanders dijo que sus ideas “no son radicales”, pero también aseguró: “Necesitamos un cambio audaz, necesitamos una revolución política”.

Sanders siguió su asedio: “En cuanto a Wall Street, luché en contra de la desregulación (de un Wall Street) que ha operado en forma fraudulenta, despiadada y que ayudó a destruir la economía (…) miren qué postura tenía Hillary Clinton en este tema”.

“Desde el primer día dije que el oleoducto de Keystone era una idea torpe (…) ¿por qué le tomo a Hillary Clinton tanto tiempo oponerse a Keystone? En lo referente a políticas comerciales, no tuve que pensar mucho para oponerme al acuerdo Transpacífico como sí le tomó a Hillary Clinton”, agregó.

Por otro lado, la candidata sacó a relucir su experiencia en políticas de salud y otros temas en el pasado. “Tienes que tener a alguien que sea un luchador probado”, dijo Clinton.