Una pareja gay, entre Ramón Gómez y Gonzalo Velásquez, que llevan 16 años de relación, presentó ayer jueves un recurso de protección contra el Registro Civil en la Corte de Apelaciones de Santiago. Apoyados por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), el recurso se da luego que dicha instancia les negó una hora para contraer matrimonio igualitario.

La pareja aseguró que “nuestro sueño siempre ha sido casarnos, no unirnos civilmente. Luchamos por nuestra dignidad y por la de los hijos que queremos adoptar. Se trata de dotar de igualdad de derecho a nuestra familia, la que amamos”.

Según informa Publimetro, el texto, representado por el abogado Jaime Silva, alega que al prohibirles el matrimonio se vulneran los derechos a la igualdad ante la ley, a la dignidad, a la protección de la familia y a la seguridad social garantizados por la Constitución.

También detalla que se rompen los derechos a contraer matrimonio, a conformar una familia y la no discriminación garantizados en la Declaración Americana de Derechos Humanos, en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos,

Silva explicó que la prohibición del matrimonio igualitario “es un acto arbitrario e ilegal, toda vez que se funda en normas legales (Código Civil) que infringen otras disposiciones de mayor rango, como son las normas constitucionales”.

Además detalló que “el concepto de matrimonio, así como de todas las instituciones y normas jurídicas, no es dado por el Derecho Natural. Al contrario, es el resultado de las características y necesidades de la sociedad“, las cuales son diversas e incluyen a las parejas del mismo sexo.

Apuntó que las parejas heterosexuales hoy pueden escoger entre unión civil y matrimonio, mientras a las homosexuales se niega esta última posibilidad, lo que infringe la igualdad ante la ley.

Desde el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) dijeron que “ante la negativa del Gobierno y del Parlamento en avanzar en la Ley de Matrimonio Igualitario, pese a un mayoritario respaldo ciudadano en las encuestas a este tema , el camino que queda es el judicial”.

Por otro lado “el gobierno ha sido débil e ineficiente para resolver mediante solución amistosa una demanda internacional contra el Estado que presentamos por el mismo motivo ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El tiempo de la espera, se acabó”, concluyó el organismo.