En una columna titulada “Tiempos para la fortaleza” publicada hoy en El Mercurio, el ex senador UDI Pablo Longueira se refirió a la filtración de una serie de correos que mantuvo con el ex gerente de SQM, Patricio Contesse, durante la tramitación de la ley del royalty a la industria minera en 2010, impulsada por el ex Presidente Sebastián Piñera.

El ex candidato presidencial eludió referirse a su caso en particular. “No voy a hablar en estas líneas -ni correspondería hacerlo – de detalles de mi situación personal, en la que he resuelto ejercer por el momento el derecho a guardar el silencio que la ley le otorga a todo ciudadano”, escribió.

Sin embargo, se refirió de modo global al juicio público a los casos de financiamiento irregular y corrupción en la política. “La función pública y la mayor parte de sus actores estamos siendo objeto de investigaciones judiciales que, paralelamente, son acompañadas de un juicio público a través de filtraciones parciales de antecedentes sesgados que destruyen la reputación de los afectados”, dijo Longueira y luego agregó: “Me duele ver a la mayor parte de los dirigentes políticos tratados como delincuentes, atacados y escarnecidos”.

Respecto al financiamiento de la política, Longueira lo tildó como “una de las tareas más ingratas y difíciles” y declaró que el sistema mixto de financiamiento que se definió en los últimos días es “razonable”.

En la última parte de la columna, Longueira asegura que intentó ser un “factor de acuerdos”, y defendió su rol en la ley del royalty, el Sernac financiero y la ley de pesca.”Pedí conocer todos los puntos de vista, porque creo en el diálogo, y conversé con todos, sin imaginar que años más tarde esa búsqueda de información transversal para lograr consensos sería mirada por algunos como algo sospechoso o indebido”, dice y luego agrega: “Confieso que fui parlamentario”.

Por último, el ex senador aseguró que enfrentará la investigación por el caso SQM y el escrutinio de sus actos con “dignidad y fuerza”.