Tal como todos los años, la presidenta Michelle Bachelet pasará sus vacaciones de febrero en el lago Caburga, Región de la Araucanía. Estas se iniciarán mañana 2 de febrero y se extenderían, en principio, hasta la semana del 22. La mandataria inicia su descanso después de una semana agitada: El “frenesí” legislativo del Congreso -que finalmente aprobó 4 de los 7 proyectos que el Ejecutivo esperaba para la semana- y la formalización de su nuera Natalia Compagnon por el caso Caval.

Sin embargo, la presidenta tendrá su descanso pese a que 5 subsecretarías del Estado se mantienen vacantes, algunas desde hace semanas. El tema se vuelve complejo en febrero porque la mayoría de los ministros toma vacaciones y quienes asumen como ministros subrogantes son precisamente los subsecretarios de cada cartera.

Actualmente no hay cargo en la subsecretaría de Cultura, desde que Lilia Concha renunciara el pasado 30 de octubre por roces con el ministro de la cartera, Ernesto Ottone, según informa Bío Bío.  Otro puesto vacío es el de la subsecretaría de Salud, desde que Angélica Verdugo renunciara hace más de 80 días. Lo mismo en la subsecretaría del Sernam: Gloria Maira renunció el 30 de diciembre por diferencias con la ministra Claudia Pascual. La última renuncia en el Ejecutivo fue la de Katia Trusich a la subsecretaría de Economía a principios de enero.

Por último se encuentra la subsecretaría de Derechos Humanos, creada el 16 de diciembre pasado y que todavía no tiene nadie a cargo.

La mandataria regresaría a fines de mes, aunque se mantendrá al tanto de lo que pase en el país: La Moneda planificó que tenga en Caburga telefonía móvil, internet y telefonía satelital para mantenerse conectada y evitar bochornos como el del año pasado, cuando estalló el caso Caval y Bachelet declaró que se “enteró por la prensa”.