Las artimañas del ex presidente de la ANFP Sergio Jadue no paran. Según información publicada ayer por CIPER Chile, el cuestionado dirigente firmó un contrato en junio -cuando ya sabía que era investigado por el FBI- para ser defendido por un exclusivo bufete de abogados estadounidense aunque dejase de ser presidente del fútbol chileno.

El contrato está siendo investigado por el Ministerio de Justicia, que revisó las cuentas de la ANFP ante la serie de irregularidades que se cometieron durante la gestión de Jadue.

En junio la ANFP firmó un contrato con el bufete de abogados Chaffetz Lindsey LLP y el co-consultor Martin J. Auerbach por 250 mil dólares. El acuerdo fue para estudiar cómo afectaría a Jadue la investigación de la Fiscalía de Estados Unidos por sobornos en la FIFA. Pero lo llamativo es que la prestación -según se puede leer en el contrato disponible acápermanecería aunque Jadue dejase la ANFP. 

El contrato se firmó el 24 de junio de 2015, fecha en que Jadue ya sabía que se le investigaba por coimas en la entrega de derechos comerciales de la Copa América, Copa Libertadores y Copa Sudamericana.

El viernes 15 de enero el Ministerio de Justicia envió un oficio a la ANFP pidiendo clarificar las cuentas y ver cómo el cuestionado contrato con el bufete estadounidense afectó las cuentas de la asociación.

Entrevistado por CIPER, el actual vicepresidente de la ANFP Andrés Fazio aseguró que ente rector del fútbol chileno pagó un adelanto de 105 mil dólares al bufete, pese a que no existen informes de que el servicio se haya prestado efectivamente. Si sigue la incertidumbre, anunció que se querellarán e intentarán recuperar los fondos.

Esta información sale a la luz cuando la crisis financiera por la que atraviesa el fútbol chileno se hace cada vez más grande. La ANFP tiene un deficit de 10 millones de dólares y hoy no cuenta con el dinero suficiente para pagar los dineros acordados de premio por la Copa América.

El acuerdo con los jugadores era de 6,5 millones de dólares por alzar la Copa. Pero la ANFP no cuenta con los 600 millones de pesos mensuales que la empresa Megasport debe por los derechos de la selección y que habrían sido factorizados por Sergio Jadue, según informa hoy El Mercurio.