Con pancartas, lienzos y llevando una cinta negra amarrada en el brazo en señal de luto, la comunidad ariqueña espera manifestar su rechazo al Acuerdo Transpacífico -conocido como TPP por sus siglas en inglés- que en pocas horas firmará el canciller Heraldo Muñoz en representación de Chile.

Basados en la “grave amenaza de este tratado a nuestra autonomía y soberanía”, la Asamblea Permanente Por la Defensa de Arica y Parinacota, compuesta por organizaciones sociales, políticas, estudiantiles, culturales, ambientales y agrícolas, está a la cabeza de la manifestación convocada para este jueves 4 de febrero a las  11:00 horas en 21 de Mayo esquina Patricio Lynch.

“Impone sanciones al país por cambios en las “reglas del juego” que puedan restringir las ganancias de las empresas transnacionales, desde modificación a las leyes ambientales y tributarias, hasta cambios en la constitución y movilizaciones ciudadanas, pudiendo Chile ser juzgado en tribunales internacionales que sancionarían al país con multimillonarias sumas”, explica la organización.

Muñoz ha declarado que “se trata de un muy buen acuerdo” que permitirá “generar economías de escala y cadenas globales de valor que serán muy importantes para nuestro país”. Sin embargo, su opinión no es compartida por la organización, principalmente por la defensa que hace el acuerdo de los intereses particulares de grandes empresas transnacionales en desmedro de las comunidades locales.

Ejemplo de eso es que el TPP obliga a la ratificación de la Ley Monsanto, que privatiza las semillas y no permite prácticas tradicionales de intercambio. También extiende los derechos de laboratorios farmacéuticos, lo que retrasa la fabricación de genéricos y por lo tanto aumentan de precio los remedios. Algo similar ocurre con los derechos de propiedad intelectual en internet, permitiendo que los proveedores censuren contenido sin intervención de organismos externos.

“Impone sanciones al país por cambios en las “reglas del juego” que puedan restringir las ganancias de las empresas transnacionales, desde modificación a las leyes ambientales y tributarias, hasta cambios en la constitución y movilizaciones ciudadanas, pudiendo Chile ser juzgado en tribunales internacionales que sancionarían al país con multimillonarias sumas”, explica la organización social en su comunicado.

Cabe destacar que el TPP reúnes a doce países y está siendo negociado desde el año 2010, siempre a puertas cerradas. Después de que los estados miembros suscriban el tratado, este debe ser ratificado por el Congreso de cada uno. En el caso de Chile se espera que el trámite comience durante este primer semestre.