En representación de Chile, el canciller Heraldo Muñoz firmará el Acuerdo Transpacífico -conocido como TPP por sus siglas en inglés- en la ceremonia que se llevará a cabo este jueves 4 de febrero en Auckland, Nueva Zelanda.

El tratado internacional une el destino de Chile con otras once naciones: Australia, Brunei, Canadá, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Con un mercado potencial de 812 millones de personas, el grupo representa cerca del 40% del comercio mundial. Según afirmó el mismo Heraldo Muñoz, “se trata de un muy buen acuerdo” que permitirá el ingreso de nuevos productos a Chile y “generar economías de escala y cadenas globales de valor que serán muy importantes para nuestro país”.

Especialistas han alertado de las restricciones que supone el acuerdo para nuestro país. Entre ellas, se obliga a la ratificación de la Ley Monsanto, que privatiza las semillas y no permite prácticas tradicionales de intercambio.

Pero no todos están tan contentos con la noticia. El TPP se viene discutiendo desde el año 2010 y toda la negociación ha sido a puertas cerradas, de hecho el único conocimiento que se tiene del contenido de sus 30 capítulos es gracias a filtraciones que hizo Wikileaks del documento.

A raíz de la información, una serie de especialistas han alertado de las restricciones que supone el acuerdo para nuestro país. Entre ellas, se obliga a la ratificación de la Ley Monsanto, que privatiza las semillas y no permite prácticas tradicionales de intercambio.

También extiende los derechos de laboratorios farmacéuticos sobre los medicamentos que crean, lo que retrasa la fabricación de genéricos y por lo tanto aumentan de precio los remedios. Algo similar ocurre con los derechos de propiedad intelectual en internet, permitiendo que los proveedores censuren contenido sin intervención de organismos externos.

Así, contamos con un tratado que resguarda los intereses de las grandes empresas transnacionales -que participaron activamente del proceso de negociación- y con todo esto se le resta autonomía a la autoridad nacional, ya que se expone a millonarias multas.

La ciudadanía se ha manifestado a través de movilizaciones en las calles y en redes sociales. Ya se logró que el tema se pusiera sobre el tapete, a tal nivel que en el Congreso se pidió acceder al contenido del tratado -lo que fue negado- y la mayoría de los parlamentarios han manifestado su rechazo al TPP. Entre ellos Alfonso de Urresti (PS), Jacqueline Van Rysselberghe (UDI), Juan Pablo Letelier (PS), Gabriel Boric (IA), Luis Lemus (PS), Gaspar Rivas (ex RN), Maya Fernández (PS), Fidel Espinoza (PS), Daniel Melo (PS), Karla Rubilar (ex RN) y Giorgio Jackson (RD).

Aún así, el gobierno ha decidido firmar el convenio internacional. Pero la última palabra no está dicha, y es que antes de que entre en vigencia -se espera que sea a partir de 2018- el TPP debe ser ratificado en el Congreso. Según indicó La Tercera, fuentes de Cancillería esperan que el acuerdo sea enviado al Congreso dentro del primer semestre de este año. Mientras tanto, las convocatorias a manifestarse continúan.