La Federación Trabajadores del Transporte Forestal (Fetraforma) llevan 4 días de movilización y paralizados los trabajos de Forestal Arauco (Grupo Angelini). Exigen no ser tratados como “carne de cañon” por la empresa y paralizar las faenas en los Fundos El Retiro y Pidenco, ambos ubicados en la provincia de Arauco, zona roja del conflicto por las tierras mapuche, del que responsabilizan a la colusión entre forestales y Estado.

La Fetraforma, explica claramente su posición sobre el conflicto que vive la zona: “respetamos las demandas del pueblo mapuche que luchan por “las tierras usurpadas por las forestales” y el Estado debe dar “respuesta política”. “El conflicto no se revolverá militarizando, sino con solución política a las demandas ancestrales de los pueblos originarios”.

Así mismo, subrayan que los mapuche no son delincuentes y que los trabajadores forestales han sido atacados por encapuchados y “oportunistas” que ven ganancia en esto.

Pascual Sagredo, Presidente de la Fetraforma, explica que en este conflicto a raíz de la usurpación de tierras contra el pueblo mapuche, provocada por las empresas forestales, son los trabajadores que han quedado como “jamón del sándwich” y sin seguridad laboral.

Los trabajadores son vulnerados constantemente, porque la empresa nos tiene como “carne de cañon” en la zona roja del conflicto sostienen.

Actualmente los trabajadores tienen el Complejo Forestal de Arauco tomado con 200 camiones y paralizadas las faenas en Curanilahue y Arauco (Fundos Los Horcones y El Colorado respectivamente).

En este sentido, Sagredo resalta que, “hasta que no haya garantías de seguridad, mantendremos paralizadas las faenas”.

Sumado a esto, aclaran que “no estamos pidiendo plata, ni bonos, sólo seguridad para los trabajadores, nada más que eso”, afirman. Tampoco es una pelea contra los pueblos originarios, sino que la empresa y el Estado prioricen la seguridad de los trabajadores sobre el interés particular.

Sobre esto último, los transportistas afirman que la Intendencia de la Araucanía está en conversaciones con Arauco para buscar solución, sin embargo, “no existe voluntad para juntarse con los propios trabajadores”.

Colusión entre gobiernos y grandes empresas

Los transportistas forestales reconocen un favoritismo desde el gobierno hacia las empresas. “La sociedad en general hemos visto que hay una colusión entre políticos y grandes empresas”, explican.

A esta “colusión” actualmente evidente, atribuyen que “el Estado no quiere solucionar el conflicto y  las consecuencias en la zona se viven todos los días”.

Es esa violencia, como consecuencia de la colusión entre gobierno y empresas, es la que exigen que no “le paguen los trabajadores”.

Trabajadores no han sido escuchados

Oscar Menares, Abogado de los trabajadores, comenta que el 26 de enero, la Fetraforma dio cuenta de esta situación de riesgo y de las demandas del sector en la Comisión del Trabajo de la Cámara Baja, para “oficiar al Director nacional del Trabajo y a la Ministra de la cartera para que suspendan las faenas”, sin embargo no pasó nada.

Menares clarifica la postura de los trabajadores, señalando “no hablamos de las comunidades mapuche como parte del problema, ya que existen auto atentados por los propios propietarios para cobrar seguros”, por lo que al margen de quienes sean los responsables, “nosotros denunciamos la situación de vulnerabilidad a la que son sometidos los trabajadores por parte de Arauco”.

Los trabajadores están realizando gestiones con parlamentarios de la región con la idea de conformar una mesa de trabajo entre empresa, gobierno y trabajadores, para lograr mecanismos de solución al conflicto.