A última hora, el síndico de quiebras Herman Chadwick había logrado llegar a un acuerdo con la familia Wiesner – propietarios en primera instancia de predios en Machalí, para que retirara los cargos en su contra. 

Con el pago de $640 millones, Chadwick evitó la presentación de los escritos que revelaban el pago de honorarios fuera de la ley. Esto impidió que el Fiscal Luis Toledo presentara en la audiencia los correos de Herman Chadwick con los Wiesner.

La revista Qué Pasa publicó este viernes parte de esos correos, contando cómo fue la historia de Chadwick con los Wiesner. Todo partió cuando el síndico se reunió con los abogados de Wiesner, Daniel Huerta y Matías Ovalle, además de Patricio Wiesner y su hijo Alex, en donde presentó la intención de hacer gestiones para modificar el uso de suelo, lo que requería de varios estudios, de un costo total del 6.000 UF.

“Simplemente nos informó que eso se haría y que el valor era el indicado”, señaló Álex Wiesner.

Luego del primer remate de 40 hectáreas, vino el primer mail de “incentivos” para Chadwick, con una tabla adjunta: “Estimado Herman: Habiendo conversado con mi papá al respecto del incentivo por la venta de las 42 hectáreas restantes, te queremos plantear una escala de incentivos, tal como te comenté ayer, para incentivar la venta al mejor precio posible”.

En 2013 el propio Wiesner, junto a sus abogados, contactó a Celfin Capital y a Hudson Bankers para conseguir financiamiento y oferentes. En un principio Chadwick no hizo mucho, pero al cabo de un tiempo llegó informando sobre una  oferta de Caval, según dice la declaración de Wiesner.

En una llamada del síndico, acusó a Wiesner de querer boicotear la transacción entre el banco español y Caval. “Ahora, con el tiempo, puedo entender que el síndico y otras personas tenían mucho interés en que no aparecieran otros postores u oferentes para mis predios, distintos de Caval”, afirmó.

Cerrado el negocio con Caval, Chadwick informó a los Wiesner de un pequeño detalle: los 6.000 UF iniciales por los trabajos en el cambio de suelo pasaban a 18.000.

“En esa oportunidad, el síndico nos manifestó que ese dinero debíamos pagárselo a Juan Díaz Sepúlveda, que no se bajaría ni un peso, y que no nos quedaba más que aceptar, porque nuestro vuelto a raíz de estas gestiones era de aproximadamente $ 2.000 millones y que teníamos que pagar nomás”, manifestó Patricio Wiesner. Por otra parte, su hijo Alex  expuso que “nos sorprendió y molestó mucho la actitud del síndico, quien simplemente nos informó de esta situación, diciendo que era lo que se debía pagar”.

Los $415 millones de Díaz fueron pagados con cheques girados contra la cuenta corriente de Wiesner S.A. Estos fueron justificados con una factura de Juan Díaz por $ 115 millones y otra de GES Consultores —ligada al yerno de Joaquín Lavín, Isaac Givovich— por $ 300,3 millones, que luego fue anulada.

Herman Chadwick declaró haber pensado que GES estaba ligada a Díaz, pero existen mails de Givovich a Andrés Orchard, que trabaja con el síndico, remitiéndole el documento. Álex Wiesner aportó otro antecedente según reveló Qué Pasa. Se trata de una carta del síndico a Wiesner, para que firme lo siguiente: “Por medio de la presente, teniendo en consideración el estado del convenio y las gestiones efectuadas por don Juan Díaz Sepúlveda y de la sociedad GES Consultores Ltda., vengo en aprobar y confirmar la contratación de aquellos, como también el pago de los honorarios por sus asesorías”. Wiesner no firmó.

Patricio Wiesner se cuestiona todo lo ocurrido con el caso: “Herman Chadwick, Juan Díaz y otras personas urdieron esta venta a Caval sin haber hecho ni el más mínimo esfuerzo en ofrecer los predios a nadie más”.