La senadora de la UDI y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara alta, Jacqueline Van Rysselberghe, rechazó la recomendación de la ONU sobre abortar frente al virus Zika.

Debido a la emergencia que existe por este virus en toda la región, la Organización de las Naciones Unidas exigió dar acceso al aborto y anticonceptivos debido a la “alarmente expansión geográfica”.

El virus Zika está presente en 23 países y que ha dejado 3 infectados en Chile hasta el momento.

El alto comisionado de la ONU, Zeid Ra’ ad Al Hussein se refirió al nivel de alarma que calificó como“extremadamente alta” que viven los países infectados por el virus Zika, y de la necesidad de dar acceso al aborto en los países infectados, debido a la total falta de medidas sanitaria y de vacunas.

Sobre esto, los expertos elaboraron recomendaciones entre las que destacan medidas para reducir los casos de infección por Zika particularmente en embarazadas y mujeres en edad fértil.

Entre otras medidas, se sugiere informar y dar material a mujeres en edad fértil para reducir “riesgo de exposición”, como también realizar seguimiento del resultado del embarazo a mujeres expuestas al virus, de este modo “tener mejor información y prácticas nacionales sobre el virus”.

Fue en este contexto declarado como de emergencia internacional de salud pública que Cécile Pouilly, parte de la oficina de Derechos Humanos de la Onu crítico duramente la incoherencia de las legislaciones nacionales sobre la concepción y el aborto, “¿Cómo pueden esos países pedirles a las mujeres que eviten quedar embarazadas, pero no ofrecerles (…) la posibilidad de impedir los embarazos?”, cuestionó

Al respecto, la parlamentaria de la UDI dijo a El Dínamo que “si bien hoy día el virus Zika es una emergencia sanitaria a nivel mundial, me parece a mí que las legislaciones en torno a temas como es el aborto no pueden hacerse en base a emergencias sanitarias”.

Según Van Rysselberghe “estamos hablando de proyectos que modelan la escala valórica de una sociedad. Porque en el fondo lo que se está discutiendo es dónde comienza la vida y si la vida es un derecho que es relativo”.

“Me parece que presionar a los países para que lo legislen por una emergencia sanitaria, no es procedente”, añadió.

Según la senadora en Chile “el acceso a los anticonceptivos es absolutamente masivo, tanto a nivel de salud pública como en salud privada”.