Cientos de niños en que comen helados en las playas llenan su trajes de baño con kilos de más. La imagen, repetida este verano, grafica uno de los últimos rankings en los que Chile aparece siendo líder. Se trata de una investigación de la Universidad de Washington que en 2014 posicionó a nuestro país dentro de las diez naciones con más obesos menores de 20 años. Una generación que, si continúa a este paso, sufrirá diversas enfermedades derivadas de su mala alimentación.

A lo anterior se suma el estudio del programa Aliméntate Sano de la Univesidad Católica de Chile que indica que sólo uno de cada diez chilenos se alimenta de forma saludable.

La Corfo destinó 9.700 millones de pesos para la creación del primer Centro Tecnológico para la Innovación en Alimentos de Chile (CeTA). La iniciativa agrupará a las universidades de Chile, Católica, de Talca, la Frontera con las fundaciones Chile y Fraunhofer para mejorar los procesos industriales, los ingredientes de los alimentos e incluso los envases.

Para revertir el nefasto diagnóstico nacional,  la Corporación de Fomento de la Producción  (Corfo) destinó 9.700 millones de pesos para la creación del primer Centro Tecnológico para la Innovación en Alimentos de Chile (CeTA). La iniciativa agrupará a las universidades de Chile, Católica, de Talca, la Frontera con las fundaciones Chile y Fraunhofer para mejorar los procesos industriales, los ingredientes de los alimentos e incluso los envases.

A los problemas de salud asociados a la obesidad, Eduardo Bitran, vicepresidente ejecutivo de Corfo, añade que ha aumentado la demanda de productos saludables. La creación del nuevo centro iría en la línea de que la industria alimenticia se adecue al nuevo escenario.

“Se desarrolla una nueva demanda, más sofisticada, mucho más preocupada del impacto de la alimentación y, por lo tanto, surge un nuevo mercado de alimentos, el de los alimentos funcionales, es decir, que tienen una función más allá de sólo nutrir, que ayudan a mejorar la salud o que tienen un rol preventivo de enfermedades”, dice Bitran, según consigna La Tercera.

“Cuando hablamos de alimentos saludables, también hablamos de disminuir ingredientes críticos, sales, azúcar, el reemplazo de lípidos por otro tipo de ingredientes. Todo eso va a pasar por innovación”, añade el investigador y director alterno del proyecto CeTa Jaime Romero.