El gobierno salió al paso a la polémica del documental sobre la segunda gestión del gobierno de Michelle Bachelet, que tiene un presupuesto de 40 millones de pesos y fue adjudicado sin licitación alguna.

El vocero subrogante de La Moneda Osvaldo Soto aseguró que “tiene que ver básicamente con un archivo, un ejercicio de guardar y mantener la memoria de lo que es la acción de un gobierno en un determinado momento”. Además, enfatizó en que no se trata de hacer propaganda y que “los ejercicios de archivo siempre son buenos para el país. Siempre es bueno ir guardando dentro de los registros presidenciales lo que se ha ido realizando para entender cuál es el sentido que le estamos dando a la gestión”.

Sobre el recurso presentado a Contraloría por diputados de la oposición, Soto aseguró que se trata de una “práctica habitual” y es parte “del rol de los diputados como fiscalizadores”.