Según un documental publicado por National Geographic, Adolf Hitler era un drogradicto.

Así de simple: la investigación recorre los vicios del líder nazi alemán, que habría consumido 70 tipos de narcóticos diferentes para mantenerse a pie en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. El documental analiza los documentos desclasificados de Hitler, que prueban que pese a la fortaleza que mostraba hacia afuera, hacia su círculo íntimo padecía crisis nerviosas que eran subsanadas con drogas.

Quien jugó un rol fundamental fue su médico personal, el Dr. Theodore Morell, responsable de entregarle a Hitler la colección de 70 narcóticos distintos y medicinas alternativas. Cuando la salud del alemán se deterioró por las presiones de la guerra, pasó a drogas más fuertes como la morfina.

En la época apareció también una versión temprana de la metanfetamina, que también llegó a las manos de Hitler.

Revisa el documental completo aquí: