Esta mañana la Controlaría General de la República ordenó un sumario administrativo en la municpalidad de Ñuñoa después de que una auditoría acreditara el no pago de 19.500 millones de pesos en patentes comerciales durante 2014.

Los registros se habrían perdido debido a un cambio en los servidores informáticos del municipio. “Este es un proceso que en la sumatoria son 19.000 millones, pero en mucho de estos casos hay edificios donde ya no existen los locales comerciales, pero en el fondo este problema no es la plata, la Contraloría está haciendo este sumario por el sistema computacional que se cambió en 2014 al 2015 y se produjo un mal contabilizado, las platas se iban a otros ítems que no correspondían”, aseguró el alcalde de Ñuñoa Andrés Zarhi.

El edil aseguró a Bío Bío que durante la gestión de su antecesor Pedro Sabat, “el presupuesto que dejó él fue de 68 mil millones de pesos, un presupuesto absolutamente inflado. Este año es un presupuesto bien pensado y responsable, que es de 45 mil millones, o sea, tengo este año 23 mil millones menos que el año pasado (…) Tengo que pagar las deudas que le debo a Demarco -recolección de basura-, $900 millones, a Chilectra le debo $600 millones y a la empresa de parque y jardines le debo $600 millones. Pero faltan todos los proveedores pequeños que les debo 70, 80 millones. Entonces, el presupuesto para el 2016 es realista”.

Por su parte, el concejal DC Jaime Castillo responsabilizó directamente a Sabat: “Hay una responsabilidad de la autoridad, en este caso el ex alcalde Sabat, que a través de las instancias pertinentes no le hizo el seguimiento sobre la acción a la empresa que se contrató (…) o que los ingresos con patentes hayan sido cargados a otros ítems que no corresponde”, señaló el concejal DC.