Luego de que la Intendencia Metropolitana solicitara un plazo de 24 horas a los trabajadores recolectores de residuos domiciliarios para obtener el pronunciamiento de la Superintendencia de Medio Ambiente respecto al relleno sanitario Santa Marta, esta noche los dirigentes tomaron la decisión de deponer el paro anunciad a partir de esta medianoche.

El preacuerdo entre dirigentes e Intendencia consideraba obtener la resolución de la Superintendencia este martes, lo que se cumplió durante el día, quedando pendiente la resolución que emita en los próximos días la Corte de Apelaciones de San Miguel.

Al respecto, y consultado por una eventual negativa de dicho tribunal, el Intendente (s), David Morales, indicó que “todas la autoridades del Gobierno lo han dicho siempre. No podemos ni pautear a los tribunales, ni ser comentaristas de sus fallos, y esta no va a ser la excepción. Yo espero que eso no ocurra, pero no podemos ni pautear ni comentar sus fallos”.

Además, la Intendencia se comprometió ante los trabajadores a ser garante de las federaciones ante las empresas involucradas en la demanda de un bono que compense el trabajo adicional que ellos reclaman.

“Queremos agradecerle a los trabajadores que han soportado en sus hombros el mayor costo de esta crisis, a ellos y a sus familias por el exceso de trabajo. Es oportuno y prudente que el Gobierno respalde la entrega de una compensación por parte de las empresas”, agregó Morales.