Según un informe de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), altos niveles de turbiedad, sulfato, hierro y arsénico habrían sido detectados en el agua potable de 14 comunas del país, afectando a más de 200 mil personas, principalmente en las comunas de Alto Hospicio, Antofagasta, Copiapó, Caldera, Tierra Amarilla, Chañaral, Diego de Almagro, Pichidangui, Licantén, Maule, Aysén, Florida, Lo Barnechea y Pudahuel

En esta última, las localidades de Valle Escondido y el sector Lo Barnechea no pasan las normas de arsénico, que en la zona llega hasta los 0,02 miligramos por litro (mg/L), siendo que el máximo permitido para que no haya riesgo para la salud es de 0,01 mg/L. La SISS explicó que esto se debe a que “la zona norte de Santiago también ha sufrido los rigores de la crisis hídrica, lo que ha empeorado el agua, por lo cual se ha debido hacer una serie de etapas intermedias para tratar de dar cumplimiento a los requisitos”.

La empresa encargada de abastecer de agua el sector es Sembcorp Aguas Santiago. Consultado por La Tercera, el académico de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, Osvaldo Salazar afirmó que pese a que el nivel de arsénico es bajo, aún así es preocupante: “La situación de esta empresa es que continuamente, por los últimos dos años, no cumplió con la norma, entonces, por el consumo continuo con esos niveles de arsénico, al largo plazo las personas podrían estar expuestas a sufrir, al menos, cáncer a la piel”. 

En el norte del país también se presentan niveles que superan los mínimos permitidos. Específicamente en cinco comunas donde opera la empresa Aguas Chañar.

En Chañaral, por ejemplo, los niveles de nitrato llegan a los 59 mg/L. El el máximo permitido es de 50 mg/L. “En el caso de Aguas Chañar, hay una situación estructural que se ha repetido en el tiempo, debido a que los sistemas de tratamiento para dar cumplimiento a esos requisitos aún están en desarrollo”, indicó el encargado de Calidad de Agua de la División de Fiscalización de la SISS, Christian Maurer a La Tercera.