El cuestionado administrador Cristián Riquelme sigue en el ojo del huracán. Repudiado por la oposición y la propia Nueva Mayoría por sus vínculos en el caso Caval, las designación del polémico documental sobre la gestión del segundo gobierno de Michelle Bachelet, ahora se suma la divulgación del pago de más de 400 millones de pesos por parte del Estado a empresas de Riquelme.

Según informó ayer Ciper Chile, dos empresas fundadas por Riquelme -Comercial AyR y Greentec- firmaron 39 órdenes de compra por parte del fisco por un total de 417 millones de pesos entre 2013 y 2015.

Si bien el administrador dejó Comercial AyR tras su arribo a La Moneda, vendió sus acciones a su padre José Miguel Riquelme Sanhueza y a su esposa y co fundadora de la sociedad, Ada Álvarez. Greentec, por su parte, fue fundada junto a dos colaboradores de Rodrigo Peñailillo, miembros de la G90 como el propio Riquelme: Flavio Candia y Julio Campos Quintana.

Riquelme es de los pocos funcionarios que llegaron a La Moneda de la mano de Peñailillo que se mantuvo en el Estado tras la salida del ex ministro de Interior. Sin embargo, voces desde la propia Nueva Mayoría piden su salida debido a su vinculación con el caso Caval y la omisión en su declaración de patrimonio.