La mañana del lunes llegó hasta las dependencias del Servicio Electoral (Servel) la directiva de la Izquierda Ciudadana (IC), con el fin de inscribirse como partido político.

El movimiento liderado por el diputado Sergio Aguiló presentó más de 15 mil firmas en ocho regiones del país, que le permiten superar el mínimo solicitado por la ley. También aprovecharon de impugnar el nombre de la agrupación liderada por Andrés Velasco, llama “Ciudadanos”, ex Fuerza Pública.

En conversación con El Desconcierto, Aguiló aborda la polémica con Velasco, el desafío de las próximas elecciones municipales y deslumbra un futuro alejado de la Nueva Mayoría y cercano a nuevas fuerzas emergentes de izquierda.

– ¿Cuál es la razón del conflicto con Ciudadanos de Andrés Velasco? No es el mismo nombre exactamente..

No es exactamente el mismo nombre, pero es parecido. Ellos tenían un nombre, lo han usado siempre, que es Fuerza Pública y decidieron cambiarlo a última hora cuando nosotros llevamos mas de 2 años usando el nombre de Izquierda Ciudadana y lo habíamos inscrito legalmente. Alguien puede decir “Revolución Democrática” tiene un nombre ya, pero si otro partido se quiere llamar “Revolución Democratizadora”, no es exactamente igual, pero es una completa confusión. Estamos viviendo un período en que la ciudadanía le pide claridad a los políticos. Esto es una cosa formal, pero el nombre de una organización es parte de la identidad y queremos expresar nuestra identidad como Izquierda Ciudadana y no nos parece que alguien con mucha tardanza haya copiado el nombre, sobre todo cuando ellos ya tenían su propio nombre.
– Ahora que serán partido, ¿cómo proyectan las municipales? ¿Con qué otras fuerzas irán en alianza?
 
Hemos dicho que ojalá todos los partidos de centro izquierda podamos concordar en una sola candidatura para alcaldes, para derrotar a la derecha. Es importante derrotar a la derecha en los municipios, derrotarlos políticamente y sobre todo su proyecto neoliberal de manera definitiva, para empezar a construir en Chile un país donde los derechos ciudadanos puedan expresarse plenamente. Y en materia de concejales, porque como se sabe, de acuerdo a la ley es distinta la elección de concejales que de alcaldes, quisiéramos tener una lista diferente. Se ha llamado una tercera lista, ojalá con el MAS, eventualmente con Revolución Democrática y nosotros. Construir una lista a nivel nacional. Una vez que el Servel nos dé el visto bueno acerca la constitución del partido, que va a coincidir con el fin de las vacaciones ahora a a fines de febrero, iniciaremos conversaciones formales con esas fuerzas.
– Entonces apuestan a una Nueva Mayoría (NM) ampliada…
 
Una NM que va mas allá, porque somos partidarios de que la NM converse con el PRO y otras fuerzas de centro izquierda. Por ejemplo, para hacer pactos de omisión, que signifique que en algunas alcaldías, entiendo que son 5 en el país en que el alcalde en ejercicio del PRO va a reelección. Ahí la NM se debería omitir y así pedirle al PRO que no lleve candidatos donde lleva la NM y juntar todas las fuerzas de centro izquierda para ganarle a la derecha.
– ¿Con qué otras fuerzas están en conversaciones? Mencionaba a RD, al MAS y al PRO. ¿Incluyen a la Izquierda Autónoma o al propio Partido Comunista?
Con todas las fuerzas de centro izquierda estamos conversando. Lo que pasa es que quisiéramos, por un lado, poder llevar nuestros candidatos y candidatas en las regiones donde nos hemos inscritos, que son 8 en el país y al mismo tiempo poder constituir una lista que permita, en materia de concejales, la amplitud de todas las fuerzas políticas. Y en ese sentido quisiéramos no incorporarnos ni a la lista de los demócrata cristianos y socialistas ni a la de los comunistas con el PPD, sino que constituir una nueva lista distinta.
– Si no quieren estar ni con el eje PS-DC ni con el PC y el PPD…¿la Izquierda Ciudadana se siente cómoda dentro de la Nueva Mayoría?
Mire, es una pregunta que me gustaría contestar derechamente: Nos sentimos muy cómodos con el gobierno y las reformas del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet. Con toda franqueza y toda claridad, no tenemos ninguna duda sobre las reformas que están haciendo un Chile más igualitario. La reforma educacional, la laboral, la tributaria, del código civil para unión de parejas del mismo sexo, etc. Pero otra cosa es la alianza política que está sustentando el gobierno. En verdad, no estamos plenamente conformes con la forma cómo ha enfrentado esta alianza política el descrédito brutal de la política, el más importante en toda la historia del país, de esta actividad en la que estamos embarcados. Porque en última instancia, la política es la acción de aquellos que debieran preocuparse por el conjunto del país, de la sociedad, por el prójimo, y la sociedad nos está viendo exactamente como lo contrario, como aquellos que se preocupan de sus propios intereses personales, de sus intereses mezquinos como grupo. Entonces algo está pasando en la política y vemos que en la NM, sobre todo en los partidos tradicionales, hay una reflexión muy, muy en déficit sobre esta materia. Creemos que los actos de corrupción -que los ha habido en los partidos de la NM- han sido tratados con una debilidad tremenda. Y desde ese punto de vista quisiéramos ver emerger en el país procesos de entendimiento de fuerzas nuevas, más promisorios de lo que es la NM.
– ¿Una Nueva Mayoría ampliada u otra alianza?
 
O ampliarla o construir una alianza especial de fuerzas nuevas que establezca acuerdos de gobernabilidad con otras fuerzas de centro izquierda. Le escuchamos en algún momento al coordinador de RD hablar de una especie de Frente Amplio. Es una idea interesante, entre IC, el MAS, el PRO, RD, eventualmente IA también. Y que para impulsar cambios, cómo se necesita una mayoría, haya que construir acuerdos con los partidos de la antigua Concertación.
– ¿Entonces cuál es el futuro de NM como conglomerado? ¿se proyectan compartiendo el mismo espacio que la DC por un nuevo período presidencial?
 
Eso tiene que ver con el programa y los énfasis que se pongan. Si me dicen hoy, que hemos impulsado reformas tan profundas como al sistema tributario, educacional, incluso a la misma constitución, aunque hay que ver cómo termina y cómo se desarrolla el proceso constituyente. Y faltan otras tantas como al sistema de pensiones, al sistema de salud, un royalty a la minería, por nombrar tres iniciativas relevantes que le importan a la ciudadanía, en particular el tema de las pensiones y la salud. Si la DC estuviera embarcada en esas reformas, por apoyarlas sustantivamente, no veo porque razón tendríamos que oponernos a una alianza con la DC.
– Pero la DC no está a favor de esas reformas…
 
Exactamente…lo que veo es que el núcleo dirigente de la DC ya está en contra de las actuales reformas que impulsa la presidenta Bachelet. Entonces es poco realista…y frente a la disyuntiva de estar con estas reformas y otras más o estar con la DC, nosotros vamos a estar con las reformas.
– No descartan una nueva alianza sin la DC entonces.
 
No descartamos una nueva alianza y que haya entendimientos puntuales entre una alianza de centro, de la vieja Concertación y otra más de izquierda, con los partidos nuevos que están surgiendo en este período y que algo representan. Tiene que ver con el empoderamiento de la ciudadanía que se produjo a raíz de las movilizaciones y que ha seguido reclamando la presencia de nuevos actores, con nuevos énfasis y nuevas características.