El amor y el sexo se dan en diferentes contextos: fiestas, reuniones familiares, paseos, incluso en el trabajo, las tomas y los paros universitarios. La idea de contar estas experiencias por escrito o audio, incluso por video y dibujos ha rondado las redes sociales y todo el Internet a través del mundo. En Chile las páginas de confesiones tuvieron un fuerte auge que rápidamente se masificó.

Contar historias es parte de la cultura del ser humano, así lo explica Leslie Sáez, psicóloga de la Universidad de Concepción, para quién la comunicación íntima es un aspecto cuya importancia pasa a segundo plano en un mundo tan ajetreado “los seres humanos constantemente contamos historias, porque es a través de ellas que expresamos quiénes somos, nuestros intereses y vivencias y esto no se da al azar, pues ocurre para ayudarnos a formar nuestra autoimagen, seleccionar o encontrar personas con nuestros mismos intereses y sobre todo, crear un entorno cercano”.

En este contexto, dos estudiantes crearon el sitio web El Clóset (www.closetcloset.cl), que busca recolectar testimonios de jóvenes chilenos acerca de sus experiencias sexuales, relacionadas con drogas, fiestas y amor.

La experta agrega que “es importante que los relatos sean documentados en sitios como El Clóset porque las historias ayudan a otros a sentirse parte de un algo más grande, como una sociedad, a sentirse identificado y reflejado en otro, y además sirve a quien la escribe, para ver como crece y va cambiando”.

“(…) Un familiar muy cercano era el culpable de todo, por obligarme a hacer cosas cuando tenía cinco años. Me sentía insegura, tímida y totalmente asociable con los hombres cuando sentía que podían gustarme o tener algún tipo de relación, siempre me alejaba de eso. (…) Todos los veranos lo veía y me quedaba en su casa, cuando conversaba con él como si nada hubiese pasado, me daba asco yo misma (…)”, cuenta una de las historias anónimas que han llegado al sitio.

Este proyecto se sustenta íntegramente a partir de los nuevos parámetros en los que los y las jóvenes se están desenvolviendo: la cultura de Internet y la disidencia sexual. Tal como dice Manuel Castells en La Dimensión Cultural de Internet, “Internet no es solamente ni principalmente una tecnología, sino que es una producción cultural”.

Marcial Parraguez (22) estudiante de periodismo de la Universidad de Concepción, cofundador del sitio, señala que “los chilenos han pasado por procesos lentos de emancipación, y que escriban sus experiencias los hace más conscientes de lo que han vivido, pueden valorar su juventud y tomar sentido a los procesos que les han hecho crecer y estar en el lugar que están”.

Con más de 3.000 seguidores en Facebook -plataforma en la que los jóvenes ocupan la mayor parte de su tiempo – según un estudio del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV)- El Clóset se abre al debate sobre el amor moderno, los diferentes tipos de sexualidad y las particulares formas en que los jóvenes la viven.

Además, Sebastián Fabia (23) publicista de la Universidad Diego Portales y cofundador de El Clóset, explica que “la idea de dar registro de estas historias viene por la necesidad de hacer público lo que has vivido sin tener que dar tu nombre, buscando que otros se identifiquen. Si en televisión se muestra la preocupación de los padres por lo que hacen sus hijos, nosotros creamos un medio en el que son los mismos jóvenes quienes escriben sus historias”.

La psicóloga Sáez comenta que “El Clóset no sólo es importante por la idea de promover el contar historias, sino que para documentar la sexualidad y juventud chilena de una manera real, por ellos mismos y no por encuestas o procesos burocráticos”.

El Clóset se lanzará el 26 de febrero y contará con secciones de historias contadas por sus propios protagonistas, blogs sobre fiesta y ciudad, política y vida, cuerpos distintos, jóvenes con VIH, entrevistas y ficción.

Hasta el momento han llegado cerca de 80 historias, las que se irán subiendo paulatinamente a la plataforma. Las experiencias cuentan desde pololeos por internet, engaños y celos, hasta encarcelamiento, abuso sexual y uso drogas.

Al sitio puede escribir cualquier persona, la idea es que relaten sus experiencias y procesos vividos durante la juventud, pueden ser anónimos o con su nombre, lo importante es que plasme sus sentimientos y acciones.

Las historias serán recibidas en el correo hola@closetcloset.cl y la convocatoria estará abierta permanentemente y quien quiera podrá enviarlas.