A 630 metros de profundidad se encuentran 29 mineros del yacimiento Santa Ana de Curanilahue en forma de protesta por lo que denominan los incumplimientos del gobierno en sus compromisos de mejoras laborales.

“Con respecto de la continuidad de la mina el apoyo ha sido nulo, hoy estamos sin dinero, endeudados y sin saber a ciencia cierta qué pasará con nuestro futuro”, declaró al respecto Luis Chandía, dirigente de los ex trabajadores.

No es primera vez que acuden a este tipo de manifestación. Fue en agosto del año pasado cuando 73 trabajadores de la misma mina, de propiedad de la empresa carbonífera SW Curanilahue S.A., estuvieron encerrados en las profundidades durante dos semanas por el no pago de sus remuneraciones y cotizaciones previsionales.

En esta oportunidad alegan que es el propio Ejecutivo quien no ha cumplido el acuerdo alcanzado luego de esa primera protesta. “Con respecto de la continuidad de la mina el apoyo ha sido nulo, hoy estamos sin dinero, endeudados y sin saber a ciencia cierta qué pasará con nuestro futuro”, declaró al respecto Luis Chandía, dirigente de los ex trabajadores de la mina Santa Ana, según indica Chillán online.

“Estamos elaborando una propuesta que pueda ser evaluada como técnicamente factible, para que los mismo trabajadores se hagan cargo del yacimiento, cuyas reservas permiten obtener carbón por muchas décadas más”, agregó el minero, quien exigió una reunión con el ministro del Interior, Jorge Burgos, y aseguró que la protesta es de carácter indefinido.