El pueblo boliviano decidió rechazar la pretensión del presidente Evo Morales de cambiar la legislación para postular a un cuarto mandato.

Después de más de 48 horas de recuento de votos, los resultados arrojaron que el 51,30% de los ciudadanos optaron por no cambiar la Constitución para posibilitar la reelección de Morales en 2019. El sí, por su parte, obtuvo un 48,70%, esto con un 99,72% de las actas computadas.

El mandatario, según dijo él mismo, estaba convencido de que el resultado iba a ser favorable. En parte porque esta es la primera vez que Evo Morales es derrotado en las urnas desde que llegó al poder el año 2006.

El mandatario, según dijo él mismo, estaba convencido de que el resultado iba a ser favorable. Esto en parte porque el hito supone la primera vez que Evo Morales es derrotado en las urnas desde que llegó al poder el año 2006.

“La vida sigue y la lucha continúa”, ha dicho el presidente boliviano. En sus cuatro años de gobierno restantes, Evo Morales podrá dar continuación a sus políticas sociales que han sido tan aplaudidas hasta ahora. Un ejemplo reciente son las más de 300 nuevas viviendas sociales que entregó el Estado en La Paz. Con murales coloridos del artista Mamani por fuera, cada una tiene tres dormitorios, baño, cocina, living comedor, lavandería y acceso a áreas verdes.

Frente al rechazo a la reelección pero a exitosas políticas públicas como esta, el ex presidente de Bolivia Carlos Mesa escribió en su cuenta de twitter: “Presidente, lo que ha dicho el voto de los bolivianos es que no hay personas imprescindibles, sólo hay causas imprescindibles”. Actualmente Mesa está a la cabeza de la demanda marítima de Bolivia contra nuestro país en La Haya.

Es de hecho la sucesión de Morales por un candidato dentro del Movimiento al Socialismo (MAS) uno de los puntos que tendrán que resolverse con el resultado del referéndum. La oposición, por su parte, si bien se unió en la campaña por el No, hasta el momento no ha demostrado una unión que suponga un candidato unificador competitivo.