El parlamentario del MAS recordó que “en Chile 1.644.471 pacientes están esperando una consulta con un especialista y alrededor de 300.000 una intervención quirúrgica”.“Esta crisis se entiende en gran parte por el déficit de médicos”, agregó, “debido a que son necesarios 3.795 para completar la oferta de profesionales en la red pública.

Manifestando que “2.791 especialistas y 1.004 subespecialistas, son quienes faltan en el sistema público de atención”, el senador Alejandro Navarro rememoró las cifras entregadas por el mismo Ministerio de Salud en julio del 2015 a la Comisión Especial Mixta de Presupuesto del Senado, y que comprueban la crisis que existe en este ámbito en el país.

De acuerdo al senador por la Región del Biobío, “un hecho que no puede dejar de vincularse con estas alarmantes cifras es que entre los años 2010 y 2015 fallecieron 57.551 personas esperando una consulta con un médico especialista y 10.083 pacientes en espera de una cirugía también de acuerdo al Ministerio de Salud.

Por estos motivos es que Navarro desde el año pasado impulsa la propuesta denominada “Más Médicos Para Chile”, la cual  busca que el gobierno utilice el convenio suscrito en noviembre de 2015 entre las autoridades de salud de Cuba y Chile, para que por un período de dos años ingrese un contingente de médicos cubanos a fin de paliar la crisis de atención, mientras culmina la formación prevista de especialistas chilenos.

El legislador recordó que dicha iniciativa “cuenta con el apoyo de 257 alcaldes y alcaldesas de todo Chile y de todos los sectores políticos, como el PC, PS, PPD, MAS, PRO, DC, PRI, así como también de la UDI, RN e independientes”.

“Junto con aquello”, adicionó, “el apoyo de la gente ha sido abrumador, puesto saben que una propuesta como esta solo traerá beneficios para todos los chilenos. Es más, en octubre pasado, en Concepción, organizamos una gran marcha ciudadana por “Más Médicos para Chile”, la que contó con más de tres mil personas, entre ellos cientos de dirigentes sociales, además de diputados, alcaldes, concejales, consejeros regionales y seremis. Fue emocionante ver marchar a niños, jóvenes, adultos  mayores, inclusive personal uniformado, todos con una propuesta concreta”.

“Por lo que es claro que existe mucho interés en que el gobierno de nuestra presidenta Bachelet pueda acoger e implementar dicha iniciativa, más aun sabiendo que los médicos cubanos son profesionales de alta categoría, y que han estado ya varias veces en nuestro país, salvando las vidas de chilenos y chilenas ante catástrofes naturales”, agregó.

El negocio del  Examen Nacional de Medicina (EUNACOM)

Sobre el polémico examen, el legislador del MAS fue claro: “La ley  EUNACOM es un traje a la medida para los estudiantes de las universidades chilenas y que coincidentemente,  pertenecen a casas de estudios integrantes de la Asociación de Facultades de Medicina de Chile, entidad a cargo de aplicar la prueba”.

“Me llama poderosamente la atención”, prosiguió, “que el director del EUNACOM, Beltrán Mena, confiese que prácticamente no ha ejercido la medicina clínica y aun así, las universidades le deleguen esta potestad. A su vez, él ha señalado que desecha la mayoría de las preguntas que le envía la ASOFAMECH por ser de mala calidad, y le sorprende que sean similares a las que elaboran los españoles para la prueba MIR, que tiene una finalidad distinta. Todo esto es burdo”.

“Esta es una prueba arbitraria que se elabora en base al perfil de los egresados de las universidades chilenas y que no considera la formación de profesionales altamente capacitados que se formaron en el exterior. Y esto lo ratifica Mena en una entrevista, puesto habla de la brecha en el resultado de la prueba de egresados en nuestro país con los del exterior, indicando que podría influir, pero no es un tema que debamos corregir, ya que el examen está hecho para gente que va a ejercer en Chile, no para ser justos con la formación de otro país, de otra realidad y de otra gente”, agregó Navarro.

“Así”, prosiguió, “ya no me resulta extraño que un alto porcentaje de médicos chilenos y extranjeros titulados en el exterior reprueben el examen, mientras casi la totalidad de quienes salen de universidades chilenas lo aprueban. Esto parece cada vez más un fraude y daña la fe pública. En diciembre pasado de 1.290 médicos que estudiaron en universidades extranjeras y se presentaron al EUNACOM, 1.001 lo reprobaron, es decir un 78%. Pero de los 1.534 titulados en Chile, 1442 lo aprobaron, es decir, lo superó un 94%”.

De acuerdo al legislador: “es claro que el Eunacom pasó a ser un arma de marketing de las universidades, porque la Asofamech aprovecha sus resultados y elabora un ranking de las facultades de medicina; la organización que agrupa a los médicos formados en Cuba y en Venezuela ha señalado en múltiples ocasiones que el sistema tiene muchas debilidades, entre ellas la filtración de preguntas el 2012 que derivó ese año a que Contraloría dictaminara, entre otras cosas, que:

“Revela la debilidad de la transferencia pública evaluadora y certificadora hecha por el legislador a una asociación privada de colaboradores de la educación de la medicina que no han adoptado y resguardado debidamente la confianza pública que representa el delicado encargo hecho por el legislador, circunstancia que éste debe tener en cuenta en la oportunidad correspondiente a las modificaciones legales que deban realizarse en su oportunidad, todo ello sin perjuicio de la determinación de las responsabilidades penales y administrativas que pudieren corresponder”. 

“Es decir”, continuó, “el Eunacom termina discriminando a médicas y médicos chilenos formados en el exterior,  pues deben pagar sumas considerables por las pruebas teóricas y prácticas, aproximadamente 800 mil pesos, más el costo de la academias privadas con un precio que oscila entre 1.000 y 1.300 dólares. O sea cada versión del EUNACOM coloca más un millón de dólares en el negocio de la preparación. Los formados en Chile dan una  sola prueba teórica. Los extranjeros dan una teórica y cuatro prácticas.

“La aplicación del examen se desvirtuó, es un negocio completo que se publicita en otros países, cobrándoles altas sumas de dinero a los extranjeros por la formación online. Lo que supera  la capacidad de sorpresa es que haya  médicos que se inscriban al EUNACOM una y otra vez con el solo hecho de memorizar las preguntas  para luego reconstruir la prueba  y vender su servicio. Esto es un escándalo que invalida la transparencia de la prueba provocado por el secretismo y la oscuridad con la que se confecciona, sumado al negocio paralelo que hacen con el test”, manifestó.

“Y aquí viene la mayor contradicción”, prosiguió, “pues un médico especialista titulado en el exterior baja en Pudahuel y se va la Clínica Alemana o a Clínica Las Condes sin haber dado el Eunacom, sin embargo si quiere ir a un CESFAM en Recoleta, no puede”.

Críticas a Navarro y oposición a “Más Médicos para Chile”

Ante el rechazo de algunos personajes políticos y la oposición del Colegio Médico a la iniciativa “Más Médicos Para Chile”, Navarro precisó: “se han elevado algunas voces atacando nuestra propuesta, como Matthei y Turres. Creo a la gente le queda claro que es netamente por un tema sesgado e ideológico, de mezquindad y miopía”.

“Lo que si me preocupa, es que al Colegio Médico lamentablemente no le importen los miles de chilenos que están en lista de espera, diciendo poco nada sobre el cartel de ginecólogos que operaba en Ñuble, y que estaban coludidos para cobrarle altas sumas de dinero a las pacientes”, agregó.

Según el parlamentario, “ni el Colegio Médico, ni la  ASOFAMECH, ni el Dr. Concha, le explican cara a cara a las familias que tengan paciencia y que en algunos años más tendrán solución. A mí las familias me paran en la calle de Penco, de Talcahuano, de Concepción, y me piden apoyo. Exigen respuestas ahora por parte del Ministerio”.

“El chauvinismo que aquí existe nos ciega”, agregó. “La soberbia la hemos visto dentro del propio MINSAL. El doctor José Concha, responsable de la formación de especialistas, ha tenido una posición dogmática y rígida, pensando que la fórmula del MINSAL es la única. Yo les pregunto a los que se resisten a la Misión de Médicos para Chile: ¿qué hacen cuando un familiar necesita ver un especialista porque está en riesgo la vida de su ser querido? ¿Qué le responde el Estado? ¿Que esperen a que nuestros médicos especialistas se formen?”

“El tiempo pasa y a nuestro entender la situación se agrava: basta ver lo que sucede en el Hospital de Temuco o en el de Magallanes. Y podemos seguir enumerando hospitales. Que niñas y niños con cáncer deban trasladarse con sus familias a Santiago o Valdivia para cumplir un tratamiento es indignante”, enfatizó.

Para Navarro, “aquí no se trata de un tema de cubanos, venezolanos, españoles o chinos. Se trata de un tema profundo que el Colegio Médico no quiere asumir. Estamos viviendo una crisis en salud. Hay más de un millón 600 mil personas en lista de espera. Todos los días conozco casos de pacientes de escasos recursos que llevan dos años esperando operarse y no hay hora.

“Tenemos una propuesta seria y contundente. Brasil ya ha probado que funciona puesto tienen un plan similar ¿por qué Chile no puede abrirse a pedir apoyo? Quiero que en mi país la gente de escasos recursos deje de morir por falta de atención médica”, finalizó el parlamentario por la Región del Biobío.