Muhammad El-Qiq, periodista palestino del canal de televisión Almajd, está al borde de la muerte por una larga huelga de hambre en protesta por su detención ilegal en Israel. El-Qiq, de 33 años, fue arrestado en su casa en Ramallah, la noche del 21 de noviembre del 2015, por fuerzas militares israelíes quienes hicieron explotar la puerta, despertando a la familia entera y llevado al centro de interrogación Kishon donde estuvo incomunicado durante 20 días. Se acerca a los 95 días en ayuno.

Sin juicio ni cargo alguno, Mohamed El-Qiq está prisionero en el marco de lo que Israel llama “detención administrativa”, que permite una detención arbitraria, sin juicio, sin cargos y sin abogados. Esta es la situación de más de 500 palestinos, que incluso han hecho huelgas de hambre en años anteriores en protesta por esta arbitrariedad.

Por medio de su abogado, narró que en el interrogatorio al que fue sometido, lo acusaron de incitar a la violencia por medio de su profesión, y le dieron la opción de confesar su “delito” o permanecer siete años preso en el marco de la Detención Administrativa.

Ante tales opciones, optó por protestar, y el 25 de noviembre de 2015 el periodista El-Qiq se declaró en huelga de hambre. Desde entonces se llama a solidarizar con él y el pueblo palestino que vive bajo la opresión sistemática desde 1948.

Siendo Chile un país donde se ha vivido la violación a los derechos humanos, tanto en la reciente dictadura dejando secuelas de silencio hasta el día de hoy, así como en el largo intento de colonización de las tierras mapuche, donde se viven situaciones similares en relación a detenciones irregulares intentando silenciar el flujo de información, no podemos sino alzar nuestras voces por la justicia y la libertad de expresión.

Desde Chile, las voces solidarizan categóricamente con el periodista Muhammad El-Qiq, comunicadores y periodistas han iniciado una campaña por su derecho a tener un juicio justo bajo los estándares internacionales y la libertad de expresión y de informar del periodista, así como con tantos otros palestinos y palestinas que se enfrentan a situaciones parecidas. Pero también, llamamos a no quedarse en silencio y repudiar las constantes violaciones a los derechos humanos que comete Israel y que la Comunidad Internacional no ha logrado detener.

En ese marco es que nos hacemos eco del llamado del pueblo palestino a ser parte de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel como herramienta de lucha por la liberación de Palestina.

La carta está circulando por redes sociales, en esta declaración nos manifestamos a favor de la inmediata liberación de nuestro colega palestino y manifestamos públicamente nuestro repudio a Israel por violar los mínimos estándares del derecho internacional.

Colectivo de Acción por Palest