Carteles contra los estacionamientos concesionados empapelan algunas calles de Recoleta. Son de la campaña articulada por el alcalde de la comuna, Daniel Jadue (PC), y juntas de vecinos de la zona que pretenden acabar con las concesiones de estacionamientos adjudicadas a Concesiones Recoleta S.A durante administraciones anteriores.

Fue durante el mandato del ex edil Gonzalo Cornejo (UDI), que gobernó en dos períodos desde 2000 a 2008, en la que comenzaron las negociaciones con la empresa. Negociaciones plasmadas en el contrato de 35 años de duración que se firmó entre la Municipalidad y Concesiones Recoleta el año 2010, bajo la administración de la gremialista Sol Letelier.

“Mientras la UDI gobernó, se privatizaron los recintos deportivos y la vía pública fue transformada en una fuente inagotable de pago, de favores políticos”, denuncia Jadue.

“Mientras la UDI gobernó, se privatizaron los recintos deportivos y la vía pública fue transformada en una fuente inagotable de pago, de favores políticos”, denuncia Jadue en una columna sobre el tema publicada por El Siglo este mes.

El primer triunfo de Jadue y los vecinos de la comuna es una resolución de la Corte de Apelaciones de noviembre del año pasado en contra de la empresa, que había apelado a una primera sentencia de Tribunales donde se indicó que era culpable de no cumplir el contrato vigente.

Según las bases de adjudicación, Concesiones Recoleta S.A. debía construir en máximo seis años un complejo de estacionamientos subterráneos en la Plaza Los Historiadores y en calle Patronato, donde también debía realizar un paseo peatonal.

Ninguna de las dos promesas, que tenían fecha límite hoy 26 de febrero, se han completado. De hecho, ni siquiera han iniciado las obras. Fue esto lo que motivó al municipio a emprender acciones judiciales con el fin de dar término al contrato con la empresa, decisión que en última instancia se toma en el Concejo Municipal.

A pesar del fallo de la Corte y de las negativas de los habitantes, cuatro concejales votaron a favor de la continuidad del contrato: María Inés Cabrera (UDI), José Villarroel (UDI), Mónica Año (PPD) y Fernando Pacheco (PS).

Y, a pesar del fallo de la Corte y de las constantes negativas de los habitantes, cuatro concejales votaron a favor de la continuidad del contrato durante la última jornada.

Se trata de los concejales María Inés Cabrera (UDI), José Villarroel (UDI), Mónica Año (PPD) y Fernando Pacheco (PS). En conversación con eldesconcierto.cl, Daniel Jadue confiesa que le sorprendieron los votos de los concejales socialista y pepedé, pero también, de manera positiva, el de Ricardo Sáez, gremialista que participó de la administración anterior pero aún así votó en contra del contrato junto al propio Jadue y los comunistas Juan Pasten (PC) y Luis González (PC).

Debido al empate y la ausencia del concejal decé Ernesto Moreno, la votación se repetirá el lunes 29 de febrero. “Estamos seguros que antes del término de este mes habremos logrado los votos suficientes para ratificar nuestra decisión, devolviéndole las calles a nuestros vecinos, residentes o locatarios, para terminar primero con los abusos y para decidir con ellos, cuál es la mejor forma de administrar nuestros espacios públicos, enfocados en el bien común y en los intereses generales de nuestra comuna”, declaró Jadue al respecto.

El drama del cobro de estacionamientos

En un comunicado, la Junta de vecinos de Bellavista denuncia los problemas que supone el cobro de estacionamientos, que tildan de excesivo y que se lleva a cabo sin el consentimiento de la comunidad, que no fue consultada antes de pactar el acuerdo entre la Municipalidad y la empresa.

Explican que el precio, que alcanza los $429 por sólo veinte minutos, es un problema para los residentes del lugar y ha significado una notable baja de ventas en los sectores de Patronato, Bellavista y la Vega Central.

Durante los años que le quedan de vigencia, el contrato en cuestión impide cualquier modificación del Plan Regulador de la comuna, lo que, según los vecinos, permite que el lugar quede “en manos de las inescrupulosas inmobiliarias que solo quieren destruir nuestro barrio”.

Tampoco permite libertad para hacer obras en las calles, como pavimentarlas por ejemplo, porque la empresa exige pagar el día de obras por sus pérdidas en ganancias con los estacionamientos.

“Han convertido las calles y el subsuelo de nuestras ciudades, pertenecientes a todos y todas, en negocios de unos pocos, encareciendo la vida de los habitantes de nuestras ciudades a costa de privatizar los espacios que son de todos”, denuncia Daniel Jadue.

Si el próximo lunes el Concejo opta por dar por terminado el contrato con Concesiones Recoleta S.A, el edil pretende llevar a cabo asambleas y mesas de trabajo para determinar en conjunto con la comunidad cuál es la alternativa más idónea: “Están abiertas todas las opciones, como una administración propia. Pero no soy muy amigo de que  los espacios públicos sean negocios privados, si se llega a la opción de licitación, que sea distinta a la actual; que no sea un abuso”, concluye Jadue.