Un total de 63 demandas indemnizatorias han sido presentadas por “falta de servicio” durante el terremoto del 27 de febrero de 2010, cuando las autoridades no dieron alerta de maremoto, lo que terminó con víctimas fatales y personas desaparecidas.

De las once demandas finalizadas, sólo una terminó en la indemnización para los familiares, por un monto de 55 millones de pesos. Diez fueron rechazadas y 52, que suman $91 mil millones, siguen pendientes.

Se trata de acciones judiciales presentadas por los familiares de las 156 víctimas fatales del tsunami y de las 25 personas desaparecidas en la costa del centro y del sur del país, según informa El Mercurio.

De aquellas demandas, a seis años de la fecha, la gran mayoría sigue vigente: 52. Todas se han interpuesto en contra del Consejo de Defensa del Estado (CDE), organismo que defiende al fisco en la arista civil del caso del terremoto y tsunami.

Y es que las indemnizaciones que solicitan los afectados, que han demandado en distintas regiones del país,  no son menores: suponen un poco más de $91 mil 371 millones.

En cuanto a las once demandas ya finalizadas, cuatro de ellas han implicado sentencias de la Corte Suprema, que en tres ocasiones falló a favor del CDE y decidió rechazar los recursos de casación de las causas vinculadas a la muerte de Juan Soto Repiso y las lesiones de su acompañante. En el caso de la sentencia favorable para la víctima, la indemnización fue de 55 millones de pesos para la familia.

Del resto, dos causas se dieron por finalizadas por abandono de procedimiento y otras cinco por incompetencia del tribunal.

Mientras las causas siguen pendientes, las autoridades se disponen a conmemorar este aniversario del 27-F, razón por la cual la presidenta Michelle Bachelet, y los ministros de Obras Públicas, Alberto Undurraga, y de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, visitarán el Biobío y el Maule.