De 26% a 20% cayó la aprobación de la presidenta Michelle Bachelet según la encuesta Cadem, alcanzando de nuevo la cifra más baja de su mandato. En cuanto a la desaprobación, esta alcanzó un 70%, la misma cifra que obtuvo en septiembre de 2015 y similar a la de febrero del año pasado, cuando se destapó el caso Caval.

Los resultados de la encuesta se dan en el contexto del Festival de Viña y se vinculan específicamente a las rutinas de humor político del evento donde Bachelet fue el blanco de varios chistes. Es por eso que el documento incluyó un capítulo especial para analizar la percepción ciudadana sobre estas presentaciones y su efecto en el gobierno.

Un 70% considera que la sátira política no daña la democracia, un 66% no está de acuerdo en poner límites al humor para no “faltar el respeto” a las autoridades políticas y sólo un 30% estaría de acuerdo con que existieran límites al humor en el festival.

Los datos permiten concluir que la mayoría de las personas valora la sátira política. Un 70% considera que este ejercicio no daña la democracia, un 66% no está de acuerdo en poner límites al humor para no “faltar el respeto” a las autoridades políticas y sólo un 30% estaría de acuerdo con que existieran límites al humor en el festival.

Como representante del gobierno, en tanto, la ministra Javiera Blanco dijo que “las manifestaciones de humor o las expresiones que pueda haber las respetamos, siempre los límites tienen que ser el respeto a la instituciones, a las personas”.

Una de las rutinas más polémicas por sus chistes políticos -y por la mención machista a Camila Vallejo- fue la de Edo Caroe la noche inaugural del evento el día lunes 22 de febrero. Consultados por la presentación, un 71% dijo haberla visto o saber de ella. Un 77% de los que la vieron la calificaron como buena o muy buena y el 74% consideró que a Caroe no se le “pasó la mano”.