Esta mañana el gobierno determinó realizar un ajuste de emergencia ante la sostenida baja del precio del cobre. Después de que la consulta realizada al Comité Consultivo del Precio de Referencia del Cobre realizada por el ministerio de Hacienda recortara la proyección del metal rojo de US$2,98 la libra a US$2,57, el ministro Rodrigo Valdés anunció que el Presupuesto 2016 será recortado en US$540 millones.

 

Según las estimaciones, por cada centavo que cae el precio del cobre, el Estado deja de percibir entre 50 y 60 millones de dólares. “Esta revisión de precio del cobre significa un shock de ingresos estructurales de un punto del PIB”, afirmó Valdés. Esto pese a que la recaudación tributaria de 2015 fue mayor al de otros años.

Valdés precisó que el ajuste llegará a todos los ministerios, excepto Salud. Según dijo esta mañana, se concentrará en un 71% en gastos corrientes, que involucran desembolsos en horas extras, honorarios, viáticos, materiales de oficina, etc -que se reducirán en $270.850 millones- y en gastos de capital -que disminuirán en $109.150 millones.