Reconocida por su postura antiaborto, Soledad Alvear (DC) arremete con una nueva movida que dispara los dardos incluso al programa de gobierno de su propio sector político. Se trata de tres mociones alternativas al proyecto de despenalización del aborto en tres causales del gobierno que la ex senadora presentará durante la jornada de hoy en el Congreso.

¿La finalidad? Frenar una iniciativa que ella considera demasiado liberal.

“Soledad Alvear no se representa a sí misma, sino mas bien representa ciertas voces masculinas que la habitan. Ella es un dispositivo usado por los poderes con el fin de re-controlar a la mujer a través de la apariencia de una voz de mujer que no es tal”, afirma la escritora Diamela Eltit.

Las mociones de Alvear fueron trabajadas junto a los diputados falangistas Jorge Sabag, Jaime Pilowsky, Marcelo Chávez e Iván Flores, el abogado penalista Gonzalo García y el ginecólogo Sergio Valenzuela. Ningún miembro del equipo aprueba las causales de inviabilidad fetal y violación. Respecto a las situaciones de embarazo en las que está en riesgo la vida de la mujer embarazada, plantean un proyecto alternativo, más restrictivo, al de Michelle Bachelet.

Otro proyecto redactado tiene como finalidad la creación de un sistema de acompañamiento médico, psicológico y social. Este, según indican, sería mejor que el sistema de acompañamiento formulado por el Ejecutivo, que califican de “insuficiente”, ya que sería un “mero asesoramiento orientado a garantizar autonomía en el aborto”. La tercera iniciativa tiene que ver con potenciar el sistema de adopción como alternativa al aborto.

Los tres proyectos amenazan con frenar el dificultoso avance en una política pública que la mayoría de los países adoptaron hace años. Por eso Alvear ha colmado la paciencia de mujeres que forman parte, desde distintos ámbitos y generaciones, de la petición de despenalización del aborto.

La mujer “anti mujer”

Según cifras de la Encuesta Humanas de 2014, en Chile un 70% de las mujeres apoyan el proyecto de despenalización en tres causales. Por eso Claudia Dides, directora de la Corporación Miles, tilda a Soledad Alvear de desleal. “Al haber sido ministra del Sernam es una desleal con el porcentaje de la mujeres que apoya el aborto en tres causales. Por lo tanto es una mujer que no se está poniendo en el lugar del sufrimiento de las mujeres y sus familias”, afirma.

“Tiene total desconocimiento de lo que viven las mujeres pobres en los hospitales de este país. Me parece terrible que una ex ministra no haya aprendido nada de lo que es ser pobre en este país”, dice la presidenta del Colegio de matronas, Anita Román, en conversación con eldesconcierto.cl.

También rechaza este punto Daniela López, vocera del Núcleo Feminista de la Izquierda Autónoma. “Personas como ella es lo que no queremos en la política; no defiende los intereses de la mayoría, sino de sectores que han cercenado a las mujeres”, afirma. “Soledad Alvear encarna absolutamente lo más nefasto del patriarcado y lo reproduce en Chile. La DC, Alvear, es derechamente anti mujer”, concluye.

Para la escritora Diamela Eltit, también partidaria del aborto libre, al sistema dominante le sirve tener su discurso en una voz de mujer, en este caso de Alvear. “Soledad Alvear no se representa a sí misma, sino mas bien representa ciertas voces masculinas que la habitan. Ella es un dispositivo usado por los poderes con el fin de re-controlar a la mujer a través de la apariencia de una voz de mujer que no es tal”, explica Eltit.

La movida de Alvear se ha considerado una deslealtad no sólo con las grandes mayorías de Chile, sino con la propia Nueva Mayoría, dado que el proyecto de despenalización es parte del programa de gobierno de Michelle Bachelet que la DC, dentro de la cual se encuentra la ex ministra y su séquito de colaboradores, suscribió al unirse a dicha campaña presidencial.

“Soledad Alvear está haciendo un boicot contra su propio gobierno, la DC es parte de la Nueva Mayoría y acordaron un programa. Tiene un problema ético al no cumplir con ese programa”, afirma Claudia Dides.

Varias de las consultadas concluyen que Alvear está aprovechando la instancia para volver a posicionarse en la palestra política luego de sus grandes derrotas electorales, cuando compitió con Bachelet para ser presidenta y cuando lo hizo más recientemente con Carlos Montes por un cupo senatorial.

“Evidentemente ha tenido una participación mayor este último tiempo, llama la atención que su aparición sea explosiva y repentina. A mí me da la sensación de que ya salimos de la discusión del aborto, que sectores usufructúan del debate moral para frenar no sólo esta reforma, sino muchas otras”, añade Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico de Santiago.

“Me parece oportunista que esté generando estas acciones en este momento. El año pasado en las discusiones se vieron avances importantes. Además, el hecho de que esté generando esta mala disposición y buscando apoyo en los sectores más conservadores es no entender nada de la realidad que estamos viviendo en este momento”, dice Gabriela Farías, presidenta nacional de la Federación Nacional de Profesionales Universitarios de los servicios de salud (Fenpruss).

No es la única mujer que critica desde el mundo de la salud, donde se ha hablado de la ignorancia de Soledad Alvear respecto a la desigualdad socioeconómica frente al aborto que implica la legislación actual. “En todo lo que ha dicho ella el último tiempo hay un desconocimiento de la realidad salud país. Tiene total desconocimiento de lo que viven las mujeres pobres en los hospitales de este país. Si se diera una vuelta y supiera que todos los días llegan mujeres que se han provocado un aborto y mienten para no ser detenidas… Me parece terrible que una ex ministra no haya aprendido nada de lo que es ser pobre en este país”, dice la presidenta del Colegio de matronas, Anita Román, en conversación con eldesconcierto.cl.

Si hay alguien que sabe de ese mundo es Doris González, dirigenta del movimiento social Ukamau por el derecho a la vivienda. “Hay cero empatía y vinculación de parte de este personaje con sectores populares. No hay una visión amplia de lo que significa llevar adelante un embarazo complejo en sectores populares, no se piensa qué sucede ahí, donde existe desigualdad y discriminación aún mayor a las mujeres. Ella pretende mantenerse en la palestra política a partir de cosas que para nosotras son nefastas”, señala González.

Los tres proyectos presentados por Soledad Alvear esperan ingresar durante el día de hoy al Congreso, mismo día que comienza la discusión sobre el proyecto del gobierno.