Esta mañana se confirmó la muerte del ex Presidente de la República, Patricio Aylwin Azócar, en su casa en la comuna de Providencia.

Recordemos que Aylwin había sufrido una caída durante diciembre, que habría perjudicado su estado de salud.

El demócratacristiano previo a la dictadura fue partidario de intervenir el gobierno de Salvador Allende, señalando en 1973: “entre una dictadura marxista y una de nuestros militares, prefiero la segunda”.

También dijo en una entrevista en 2012 con el diario El País: “Allende terminó demostrando que no fue buen político, porque si hubiera sido buen político no habría pasado lo que le pasó”.

A pesar de esto, Aylwin jugó un rol clave en la transición a la democracia, llegando a ser el candidato presidencial de la oposición para derrocar a la dictadura. En las elecciones derrotó al ex ministro de Pinochet, Hernán Büchi Buc, por un 55% de los votos contra un 29%.

Fue en el gobierno donde popularizó la postura de “Justicia en medida de lo posible”, y tuvo incómodos momentos como el “Boinazo” -reunión en forma de amedrantamiento de cerca de 200 soldados con boinas negras alrededor de La Moneda- para presionar el cierre del “caso Pinocheques”.

También en su gobierno dio a conocer el informe Rettig (de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación), con 3550 denuncias de violaciones a los derechos humanos en dictadura. “Me atrevo a asumir la representación de la nación entera para, en su nombre, pedir perdón a los familiares de las víctimas”, dijo el ex presidente al dar a conocer el documento.

El deceso del ex mandatario fue comunicado por su familia: su viuda Leonor Oyarzún Ivanovic, con quien estuvo casado 68 años y sus cinco hijos Isabel, Miguel, José Antonio, Juan Francisco y Mariana.