María do Carmo Carvalho Rebelo de Andrade, Carminho, es, a sus 31 años, la mayor figura de la música popular portuguesa cultivando un estilo de cantar el Fado lusitano que le ha valido el reconocimiento y el respeto de la crítica internacional. Con tres álbumes a su haber y una serie de actuaciones en los escenarios más importantes del circuito internacional esta artista, oriunda de Lisboa, ofrecerá un concierto en nuestra capital el próximo 7 de junio en el marco del festival internacional del Fado que organiza la embajada del Portugal en nuestro país. Tuvimos ocasión de realizar una entrevista telefónica con ella desde su hogar y esto fue lo que nos contó a manera de preámbulo de su visita.

Provienes de una familia de artistas donde destaca nítidamente la figura de tu madre, una gran cantante de música portuguesa ¿ella fue una gran influencia para ti? ¿determinó de alguna manera tu desarrollo como cantante?

La verdad es que crecí rodeada de música. Escuchaba cantar de muy pequeña a mi madre y en mi casa siempre había reuniones musicales con los amigos de mi familia que eran en su mayoría músicos y artistas. Hubo una época en que mi casa era como un lugar de encuentro de artistas y creadores donde se comía, se bebía y de cantaba hasta altas horas de la madrugada… era un sitio muy famoso en todo Lisboa que ya no se mantiene activo, por lo tanto ese ambiente fue estimulante para mí ya que recibí la música tradicional portuguesa de manera natural, fue la mejor escuela que tuve, por así decirlo, era normal que una niña como yo terminara de adulta siendo cantante de Fado.

¿Cómo percibes el impacto que ha causado en los músicos portugueses este boom mundial del Fado?

Creo que en un principio hay que mencionar inevitablemente a Cesaria Évora ya que ella permitió que nuestra música se conociera a nivel mundial, pero nada de esto hubiera ocurrido si el fado no despertase sentimientos reales en los que la escuchan. Hay una clase de sentimiento en estas canciones que hablan muy verazmente de nosotros, los portugueses y que de alguna manera llega al público de otras culturas. Ahora bien, en efecto esto ha contribuido a que haya una mayor visibilidad de nuestros músicos y cantantes y que muchos de ellos, incluyéndome a mí, hayan podido iniciar una carrera internacional, pero todos asumimos que si esto ha sucedido es porque el Fado ha encontrado su lugar en el público debido a que es una música muy bella y muy sincera.

¿Sientes que esa melancolía, saudade por así decirlo, que transmite el Fado es un sentimiento que representa algo muy esencial del alma del pueblo portugués?

El Fado es mucho más melancolía y nostalgia, también reúne sensaciones de amor a la vida y de alegría que están en todos nosotros, sólo que esa manera de expresarlo es a la manera del Fado, es decir, con melodías muy claras y llenas de sentimiento… recuerdo que cuando tenía doce años no me atrevía a decir que cantaba Fado porque en esa época en Portugal nuestra música no estaba de moda y era como algo más bien relegado al gusto de los mayores. Como que me daba vergüenza decir que cantaba Fado porque todos mis amigos escuchaban rock o pop o iban a las discotecas a bailar una música que no tenía nada de portuguesa… sin embargo, cuando crecí el panorama cambió y de repente nos dimos cuenta que en el Fado había sentimientos muy humanos y que llegaban por igual a todo el mundo sin importar el idioma, o el contexto de otras culturas. Y entonces empezamos a sentirnos orgullosos de nuestra música y yo en especial sentí que mi misión en la vida, por decirlo así, era cantar Fado y llevarlo a través del mundo.

¿Podrías decirnos que música escuchas cuando estás en tu casa, en la intimidad de tu hogar?

Escucho de todo, me gusta mucho el jazz pero también el rock y el pop y trato siempre de estar informada. Estoy muy atenta también a lo que se está haciendo en nuestro propio medio portugués ya que eso es una manera de sintonizar con lo que está pasando. También escucho mucha música clásica y tengo varios compositores entre mis favoritos y si mi estado de ánimo me lo permite, escucho folk de todos los sitios que puedo acceder. Yo pienso que un artista siempre tiene que estar abierto a todo tipo de ideas si quiere hacer algo con su arte, es malo encasillarse siempre en una sola cosa…

Aparte de tu colaboración con el español Pablo Alborán ¿has colaborado musicalmente con otros artistas iberoamericanos?

No. Pero debo aclarar que por motivos de idioma y de cercanía musical, he realizado un largo trabajo con artistas brasileños, algunos de ellos históricos como Milton Nascimento. Es normal que alguien que viene del Portugal como yo, encuentre en la música brasileña un espacio donde sentirse como en casa y donde parece que no hubiera frontera alguna. Para mí ha sido muy valioso ese proceso y he aprendido mucho de todos esos grandes artistas de la Música Popular Brasileña.

¿Sabes algo de la música popular chilena?

Voy a contar algo que seguramente ustedes no saben, pero tengo una hermana que vive en Chile, con su familia en la ciudad de Rancagua y a quien he visitado a menudo así que conozco y estoy familiarizada con la cueca y otros ritmos folklóricos chilenos. El pueblo chileno me parece muy interesante y rico culturalmente y admiro mucho ciertas músicas que han nacido allá.

¿Tienes preparado un repertorio especial para el concierto en Santiago?

Cantaré básicamente los temas de mi último álbum, pero también haré un repaso de algunas canciones de los otros anteriores que no pueden faltar y algunas canciones tradicionales del repertorio portugués, además de alguna sorpresa que puedo llevar especialmente para esta ocasión.

¿Algunas palabras para el público que te irá a ver el 7 de junio?

Sí, hace algunos años fui a cantar a Chile pero entonces era una perfecta desconocida y las cosas no salieron como yo hubiese querido. Ahora sé que será diferente y junto a mis músicos estamos muy esperanzados en brindar lo mejor de nosotros para que el público chileno pueda apreciarlo y disfrutar de lo que tenemos para cantarles y entregarles. Espero que esa noche todos los pasemos muy bien y que sea una verdadera fiesta.

Carminho

TEATRO NESCAFÉ DE LAS ARTES, MANUEL MONTT 032, PROVIDENCIA.

MARTES 7 DE JUNIO, 20:00 HORAS.

ENTRADAS A LA VENTA EN BOLETERÍAS DEL TEATRO Y EN TICKETET.

pantallazo 2016-05-30 a las 3.55.52