A sus 99 años, el sacerdote jesuita José Aldunate es el ganador del Premio Nacional de Derechos Humanos 2016. La distinción fue confirmada vía redes sociales por la cuenta de la campaña que lo postuló, señalando que era un “testimonio ejemplar de coherencia y servicio al pueblo de Chile”:

El Premio Nacional de Derechos Humanos ha sido entregado sólo en dos ocasiones anteriormente a Viviana Díaz Caro (2011) de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y María Soledad Cisternas (2014) por su trabajo en la defensa de los derechos humanos de las personas con discapacidad.

José Aldunate S.J. nació en Santiago en 1917, y se integró como sacerdote a la congregación Compañía de Jesús en 1935. Ha tenido una sólida formación intelectual como líder de opinión, dirigiendo la Revista Mensaje y el Centro Bellarmino, además ser autor de numerosos libros y columnas en medios de comunicación. Durante la dictadura y junto a otros sacerdotes, como Mariano Puga, Rafael Maroto y Roberto Bolton, entre otros, fue un férreo defensor de la vida, la justicia y los derechos sociales; impulsando en 1983, la creación del Movimiento contra la Tortura Sebastián Acevedo, formado para denunciar pacíficamente, la práctica sistemática de detención ilegal, la tortura y la desaparición de personas.