El 31 de abril pasado, el abogado Juan Pablo Hermosilla declaró a The Clinic: “Esto es un intento de los poderosos por tratar de autoprotegerse. Si se aprueba producirá un hecho absolutamente regresivo desde el punto de vista de la libertad de expresión en Chile”. Se refería a lo que se conoció como “ley mordaza”, la polémica indicación solicitada por los altos mandos de la Fiscalía Nacional y patrocinada por el Ejecutivo en la Agenda Corta Antidelincuencia, que establecía penas de 61 a 540 días de cárcel por violación de secreto, es decir, cualquier persona involucrada en un proceso de filtración, desde fiscales, funcionarios, abogados o periodistas, podrían arriesgar penas más altas de las que actualmente contempla la ley para el delito de cohecho. 

Un mes después, el destacado abogado y académico se encuentra en el centro de la polémica al ser el representante de la presidenta Michelle Bachelet en la querella penal que interpuso contra dos periodistas, el editor y el director de la Revista Qué Pasa, propiedad de COPESA (Grupo Saieh). Juan Pablo Hermosilla es abogado penalista de la Universidad Católica y profesor en las universidades Central y Diego Portales. Su bufete, Hermosilla y Abogados, tiene fuertes redes en la política y sus escándalos. Su socio Samuel Donoso defiende a Patricio Contesse, el ex gerente general de SQM en medio del caso del mismo nombre, mientras que Pedro Yaconi ya debió declarar ante los fiscales por sus facturas a la minera de Julio Ponce Lerou. En noviembre de 2014 Hermosilla fichó al periodista Fernando Paulsen como asesor comunicacional y estratégico.

Además de representar a la presidenta Bachelet, actualmente Juan Pablo Hermosilla tiene como clientes a Jaime De Aguirre en la investigación por las facturas irregulares que este emitió a SQM, Aguas Andinas y otras empresas para recibir pagos por trabajos que en realidad se habían prestado a una sociedad del ex Presidente Sebastián Piñera. Desde 2010, además, es parte del equipo jurídico que asesora a la familia Frei en la querella para esclarecer el asesinato del ex Presidente Eduardo Frei Montalva. No es su único lazo con la DC: en 2009 formó parte de Océanos Azules, la plataforma programática para la reelección de Eduardo Frei Ruiz-Tagle. También asesoró externamente al empresario Max Marambio en la investigación de la que fueron objeto sus empresas en Cuba, y, desde el primer vertimiento de miles de litros de petróleos en la bahía de Quinteros, Hermosilla ha representado a la Empresa Nacional de Petróleo (ENAP) en la querella que interpuso la estatal para determinar el origen del derrame

En otro ámbito,  representó a las víctimas del sacerdote Fernando Karadima, así como también ha asesorado a la Fundación Daya sobre los lineamientos del Ministerio Público respecto a la ley 20.000 y su aplicación respecto a la marihuana, asistiendo junto a Ana María Gazmuri a una reunión con el Fiscal Nacional Jorge Abbott. También ha sido un fuerte crítico del proyecto de control preventivo de identidad, afirmando que darle facultades discrecionales a las policías “nunca sirvió y nunca ha servido para controlar los índices delictuales”. 

Durante esta mañana, el abogado fustigó la polémica por la querella en “El primer café” de Radio Cooperativa, señalando que era poco probable que los periodistas sufrieran penas de cárcel. También aprovechó de defender a la presidenta Bachelet: “Esta especie de camotera que está recibiendo por los medios y la falta de apoyo, habla bien de ella. Habla de una Presidenta empoderada, con convicción. Todas estas cosas que se están diciendo que esto es un ataque contra la libertad de expresión son cosas que, una vez que el polvo decante, se darán cuenta que no es así. No se está tratando de censurar a nadie, no es cierto que la querella esté evitando las filtraciones”. Ante las preguntas de los panelistas, Hermosilla dejó en claro que sigue estando en contra de la Ley Mordaza y dijo que es “un gran partidario de la libertad de prensa”,.