Fue un tweet del parlamentario Gabriel Boric, respecto a la una nueva detención de la machi Francisca Linconao, lo que instó al coordinador de elecciones municipales UDI, Joaquín Lavín a responder.

Boric publicó desde su cuenta personal que mientras Linconao se iba presa, Sergio Jadue, Fulvio Rossi, Ena Von Baer e Iván Moreira disfrutaban de su libertad, atribuyéndole al hecho una justicia de clase.

 

Fue el último de los mencionados, su compañero de partido, senador Iván Moreira, lo que llevó a Joaquín Lavín a usar el mismo medio para contestarle al diputado por Magallanes. “Es distinto participar en quemar vivo a un matrimonio de ancianos que dar una boleta falsa como Moreira”, tipeó Lavín, en una opinión con la que culpa a la machi y se olvida de su presunción de inocencia, minizando el uso de la comparación con dos hechos que no tienen relación entre sí; y que difieren en su comprobación: mientras Moreira ya asumió su responsabilidad, Linconao mantiene la presunción de inocencia.

Lavín cierra su frase con un “No confundamos”, cuando al parecer es él, quien erra y que, de paso, le da la razón al joven legislador, sacando conclusiones bajo la “justicia de clase”.