El Concejo Municipal de Santiago decidió de forma unánime esta tarde revocar la calidad de Hijo Ilustre de Santiago al dictador Augusto Pinochet.

La distinción fue realizada en 1983, más precisamente el 1 de septiembre de ese año con la finalidad de conmemorar una década desde el Golpe de Estado de 1973. El nombramiento fue realizado por el alcalde designado, Carlos Bombal y quedó estampada en el decreto número 1293.

La moción fue presentada en la hora de incidentes de la sesión por el concejal Alejandro Vega en memoria de las víctimas de la dictadura militar. Luego de que los ediles Ismael Calderón, Luis Vicencio, Esperanza Alcaíno, Pedro García y Alfredo Morgado explicitaran el apoyo a la solicitud, la alcaldesa Carolina Tohá explicó que la revocación de esa denominación era de exclusiva facultad de la administración. Pese a eso, decidió realizar una votación a mano alzada en la que todo el concejo aprobó el retiro de esa distinción al ex Comandante en Jefe del Ejército.

La máxima autoridad comunal señaló que “gracias a la búsqueda del concejal Vega, hemos reparado esta situación. El nombramiento de Hijo Ilustre de la Ciudad de Santiago la hace la administración, pero a nombre de la comunidad. Esto se realizó porque era una época donde los alcaldes no eran electos en Chile y eran nombrados por el propio dictador”.

Además la alcaldesa Tohá agregó, “un alcalde democrático electo por el pueblo jamás daría ese reconocimiento a una persona que se dedicó a perseguir al pueblo, a violar los derechos humanos y a arrebatar la democracia. Lo que se hizo aquí es un acto de justicia y es un orgullo para la Municipalidad de Santiago, que más allá de las diferencias políticas, contáramos con el apoyo de los concejales de todas las tendencias. Esto significa que Chile, en esta materia, ha dado pasos adelante”