Décimas de Carne y Yeso

Cristo ha sido destrozado
y lo muestran en TV:
No se sabe bien quién fue
pues andaba encapuchado.
Justo hoy, que ha debutado
un nuevo ministro-rey
se ha resquebrado la ley
y la iglesia pontifica,
pero el que el orden aplica
es miembro del Opus Dei.

¿Dónde estaban los pelados
de las Fuerzas Especiales
cuando en todos los canales
mostraban este atentado?
¿Por qué no se habrán llevado
a los delincuentes presos?
¿Quién causa este retroceso
de odiosidad y violencia?
¡Cristianos, pidan clemencia
a las vírgenes de yeso!

Me da asco en realidad
ver a Ezzati en las noticias
repartiendo pontificias
lecciones de castidad.
¿Creerá Su Santidad
que es tan mala la memoria
del país, pa’que su historia
de encubridor sea olvidada?
No se nos olvida nada
de su inmunda trayectoria.

El Twitter de un Senador
aportó para la historia
una frase que es la gloria
del fanatismo hardcore
“Primero un trabajador
fue muerto por los capuchas
y ahora en nombre de sus luchas
han asesinado a Cristo”…
¡Yo jamás había visto
retórica así de trucha!

En fin, así están las cosas
y hay que irse preparando
porque hoy está gobernando
la “obra” más poderosa.
La situación es penosa
y la rabia se aumenta
y cada vez más se ausenta
el diálogo constructivo…
El aire se hace nocivo
y se acercan más tormentas.

AgenciaUno

AgenciaUno