Las mañanas de Limache son difíciles de resistir para cualquiera. La sensación térmica en esta localidad de la provincia de Marga Marga, en la Región de Valparaíso, suele estar cercana a los cero grados: a las 8:00 horas del pasado lunes, por ejemplo, el termómetro registró apenas 1,8°C. Pero al parecer eso parece no importarle a los administradores del Colegio Técnico Alianza Educacional de Limache, quienes prohibieron el uso de calefactores en su recinto, exponiendo a niños de kinder y pre-kinder las gélidas temperaturas de esta temporada.

Esto obligó a que los pequeños se vieran obligados a llevar sus propias frazadas. De acuerdo a La Estrella de Valparaíso, la situación es crítica por cuanto la población que atiende el establecimiento no es de altos ingresos y la gran mayoría de los niños no tiene dinero suficiente para comprar ropas térmicas. En el establecimiento, con niños de kinder y pre-kinder, los profesionales compraron con dinero de su bolsillo calefactores eléctricos para poder capear el gélido clima de las salas y resguardar el bienestar de los pequeños. La iniciativa fue replicada por otros cuatro profesores, hasta que se les informó en una reunión que debían dejar de usarlos.

De acuerdo al Decreto N°548 del Mineduc, cualquier establecimiento educacional debe otorgar un ambiente de por lo menos 15°, pero al parecer esta norma no le importó a la dirección del establecimiento.

“Nosotros llevamos mucho tiempo con este tema de la ola de frío, nosotros pusimos calefactores pero el día viernes se nos prohibió”, explica Andrea Garrido, educadora del recinto, quien agrega que en una reunión se les informó que tenían prohibido enchufar los calefactores que ellas compraron de forma particular, porque las cuentas de la luz estaban saliendo muy altas.

Otra educadora, Lorena Rojas, contó que “para poder sobrevivir sin los calefactores le están pidiendo a los niños que lleven mantas para abrigarse, además de realizar actividades más didácticas con canciones y bailes que ayuden a calentar el cuerpo”.

“Los niños sienten el frío hasta los huesos y se les ve tiritando, entumecidos con las manos heladas y mocosos , por lo tanto ellos son los principales afectados con el cese de la calefacción”, dijo la mujer.