Luego de conocerse los destrozos al interior del Internado Nacional Barros Arana (INBA) -que según autoridades asciende a 400 millones de pesos- la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, aseguró que “Se ha dinamizado esta situación de toma. Esta idea hoy se ocupa sin ningún pretexto, es como una rutina de los colegios. Es algo inaceptable, porque cada vez que hay que reparar daños se deja de hacer otras cosas (…) hoy no tengo otra forma de sacar una toma que no sea el desalojo”, agregando además que la municipalidad presentará “acciones penales y civiles por los daños provocados”. 

Lo que no recordaba Tohá, era que en 2011, hace cinco años y en plena campaña por el puesto de edil de la comuna más importante de la Región Metropolitana, había criticado al entonces alcalde Pablo Zalaquett por la actitud ante las tomas y ocupaciones estudiantiles, que se resolvió -tal como ahora- con violentos desalojos; postura que mantuvo -al menos- hasta 2012, cuando Zalaquett la emplazó para dar su opinión, precisamente, sobre el desalojo del INBA, a lo que ella prefirió distanciarse nuevamente del ingeniero comercial, asegurando que, de salir electa, iba a realizar “una gestión distinta”, agregando que “voy a buscar una manera de proyectar la educación en Santiago en la relación con los estudiantes”.

Pero hoy la cientista política, atraviesa ya su cuarto año a la cabeza de la comuna, y parece haber cambiado drásticamente de opinión, voltereta que fue recogida por los usuarios de redes sociales. Desde Gabriel Boric hasta el Lagarto Murdock, todos se fueron en contra de la ex presidenta del PPD.